jueves. 13.06.2024

La tecnología 5G es ya una realidad pero... ¿qué beneficios nos trae este cambio? Este término hace referencia a la quinta generación de tecnología móvil. Con la llegada de esta conectividad no solo se van a ver mejoradas las funcionalidades de toda la gama de tecnologías anteriores sino que también se revolucionará nuestra forma de actuar con el mundo gracias a la mejora de la comunicación entre humanos y la forma en la que los humanos nos conectamos con los objetos; y en último caso los objetos con otros objetos.

La red 5G tiene principalmente tres grandes grupos de casos de uso:

Internet de las cosas

La conectividad 5G promete permitir la conexión de un millón de dispositivos por kilómetro cuadrado. Cada antena tendrá la capacidad decenas de miles de conexiones. Para que nos hagamos una idea, el 4G actualmente solo permite alrededor de mil. Este gran número de conexiones en áreas geográficas pequeñas nos llevan al primer caso de uso el Internet de las cosas. Gracias a la alta densidad de dispositivos conectados que soportará la red 5G habrá innumerables objetos que podrán estar en la red y que ayudarán a hacer más eficientes todo tipo de procesos.

Se espera que todas estas ventajas puedan aplicarse en áreas urbanas, suburbanas y rurales. Para el año 2025 se prevé que habrá alrededor de 25.000 millones dispositivos conectados. Otra de las maneras en las que la red 5G beneficiará al Internet de las cosas es que será 100 veces más eficientes en el uso de recursos.

Banda ancha móvil mejorada

El segundo caso de uso es su banda ancha móvil mejorada. Esto significa que la red 5G ofrecerá mayores tasas de transferencia y cobertura. Actualmente, dependiendo de cuántos espectros usen hay redes 5G que entregan dos gigabytes por segundo, aunque el último módem de Qualcomm Snapdragon x55 está diseñado para soportar hasta 7,5 gigabytes por segundo. Pero por el momento el promedio de las redes 5G están entregando alrededor de 1 gigabyte por segundo, lo cual es 10 veces más rápido que lo que actualmente ofrece la rede 4G.

Estas altas tasas de transferencias se verán aplicadas en cuestiones que precisen de una alta transferencia de datos como videollamadas de alta calidad, computación en la nube o realidad aumentada y virtual.

Comunicaciones de baja latencia

La latencia es la demora que hay entre el envío y al recepción de la información. Actualmente, la latencia de la red 4G es variable aunque por lo general está alrededor de los 30 milisegundos. Con la red 5G esta latencia mejorará y bajará a 10 milisegundos y se espera que llegue a tan solo un milisegundo.

La baja latencia, aunada con la ultraconfiabilidad, que es básica en cuestiones de seguridad y riesgos de vida, abrirán las puertas a muchas aplicaciones como cirugías remotas, emergencias sanitarias, conducción autónoma, gestión de tránsito, control de robótica o juego online, entre otros.

Todo indica que la red 5G es completamente segura para la salud debido a que su potencia de transmisión es muy baja; y sus frecuencias no son ionizantes. Es decir, no tiene la capacidad de modificar la materia orgánica. Aunque las posturas respecto de los beneficios o daños a la salud son muy variados, no existen estudios concluyentes que demuestren que pueda generar algún daño significativo. Además de que las tecnologías 5G son una variación de las que se han usado todos estos años.

En el año 2035 se espera que la red 5G esté en su auge en una gran variedad de industrias a nivel mundial. También se prevé que el impacto económico será de 12 billones de dólares y se generarán 22 millones de empleos en todo el mundo.

5G: ¿Cuándo alcanzará su auge en el mundo esta nueva red?