sábado 21/5/22
Vista del mar Mediterráneo desde el Buque Escuela Juan Sebastián Elcano | El MIRA
Vista del mar Mediterráneo desde el Buque Escuela Juan Sebastián Elcano | El MIRA

Comenzó nuestra singladura hace ya más de un mes, y parece que fue ayer cuando estábamos partiendo de Cádiz con lágrimas mezcladas de emoción, incertidumbre y alegría. Dejando atrás en el muelle a nuestros tan queridos familiares y amigos, que desde el puerto agitaban sus brazos y nos mandaban besos.

Este primer mes ha sido relativamente duro para aquellos que como yo, es su primera experiencia de navegación, y el estreno es en este buque tan amado por todos los que ya formamos parte de él. Digo relativamente duro, porque hemos tenido días en los que la mar no estaba a nuestro favor, y exigía sobreesfuerzo y tiempo limitado para descansar.

Vista del mar Mediterráneo desde el Buque Escuela Juan Sebastián Elcano | El MIRA
Vista del mar Mediterráneo desde el Buque Escuela Juan Sebastián Elcano | El MIRA

También hemos tenido días en los que pudimos disfrutar de los puertos tan maravillosos que brinda el viaje que nos ocupa. Yo sigo con la misma emoción y motivación que cuando zarpé en esta oportunidad que me brinda la vida.

Visualizo una despedida emotiva en Cádiz, un buen atraque en Atenas disfrutando de la cultura milenaria que en ella reside, continuando por la Roma monumental y capital del mundo que tanto arte escultural y arquitectónico derrocha por cada esquina.

Vista del mar Mediterráneo desde el Buque Escuela Juan Sebastián Elcano | El MIRA
Vista del mar Mediterráneo desde el Buque Escuela Juan Sebastián Elcano | El MIRA

Barcelona para mi fue sitio de reencuentro con seres queridos, un pequeño oasis en este mar Mediterráneo para coger fuerzas. Y una vez recargadas las pilas en tierra, continuamos nuestro viaje, con una parada exprés en tierras cartagineses para hacer acopio de víveres e inaugurar un muelle con el nombre de nuestro glorioso Buque Escuela Juan Sebastián Elcano en conmemoración de este V Centenario que estamos celebrando.

Ahora hemos pasado ya el estrecho de Gibraltar para continuar hacia Cabo Verde, última parada a este lado del mundo antes de la que considero parte más emocionante de este viaje: cruzar el océano Atlántico hacia América, siguiendo antiguas rutas marítimas que se conmemoran en este V centenario de la primera vuelta al mundo.

Nuestro viaje será el broche de oro a la memoria de tan honrosa hazaña. Continuamos nuestra navegación con un pensamiento claro: hay un horizonte que perseguir que no lo quiero alcanzar aun. Lo mejor está por llegar. Seguimos con buen rumbo.

Un Jerezano en Elcano: Mar Mediterráneo