miércoles. 28.02.2024
Las mascarillas tienen a empañar las gafas
Las mascarillas tienen a empañar las gafas

El incordio de las gafas empañadas por la mascarilla es una constante y una de las grandes preguntas es cómo se puede evitar que los cristales de las gafas se empañen cuando llevamos mascarilla. El Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León sugiere por ejemplo pegar con esparadrapo de papel hipoalergénico la parte de arriba de la mascarilla a la nariz. 

Al respirar, el aire que exhalamos puede salir por la parte superior de la mascarilla y empañar las gafas. Ana Belén Cisneros del Río, secretaria general del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (COOCYL) indica a Maldita Ciencia que el vaho aparece en las lentes por la diferencia de temperatura que se produce entre el aire que sale por nuestra nariz o boca y la temperatura de las gafas. 

Es decir, el aire que exhalamos al respirar, contiene vapor de agua que al entrar en contacto con una superficie fría, en este caso las lentes de las gafas, se condensa formando el vaho. “Este problema no sucede si vives en un lugar con una temperatura de 30 grados o más. Eso sí, al entrar en un lugar con aire acondicionado el empañamiento de los cristales de las gafas sucederá de nuevo”, afirma Cisneros. 

Cuanto más cerca más se empañan

No todas las gafas se empañan por igual. Cisneros indica que las de pasta suelen quedar más cerca de la cara y se empañarán más que una gafa metálica, que suele estar más separada. 

La Delegación de Galicia del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO) indica que las gafas que están más cerca de la cara se empañan con más facilidad porque “dificultan la circulación del aire y el vapor de agua tiene más facilidad para contactar con las lentes”. “En ocasiones se empañan, incluso sin estar utilizando mascarilla, con el sudor que se evapora de la piel y se condensa al entrar en contacto con las lentes”, afirma.

Las gafas con monturas finas, según explica, facilitan la circulación del aire. Además, las que tienen plaquetas (piezas que se apoyan en la nariz) permiten regular la distancia de las lentes a los ojos. No obstante, hay que tener en cuenta que “al variar esta distancia, se puede provocar que la visión del usuario no sea confortable, sobre todo si son lentes con graduaciones altas o personalizadas”.

Pegar la mascarilla a la nariz

Un forma de evitar que el aire que exhalamos fluya hacia las lentes y estas se empañen es asegurarse de que la mascarilla está bien pegada a la cara. Un truco para conseguirlo es pegar un trozo de esparadrapo en la parte superior de la mascarilla para fijarla bien a la nariz. El  Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León recomienda usar esparadrapo de papel hipoalergénico. 

Marta Fuentes, óptica de Grey Glasses, da a ELMIRA.es otros consejos como colocar la mascarilla por debajo y las gafas por encima y ajustar la mascarilla lo máximo posible a la cara de modo que quede el menor hueco posible sobre todo en la parte superior. 

Subraya que hay diferentes tipo de mascarillas y con algunas se sufre menos este problema. “Si tiene una pieza metálica en la parte superior, es recomendable ajustar esa parte a la nariz de manera que el espacio que quede entre ella y la cara sea el menor posible”, añade Cisneros. 

Sprays y tratamientos antivaho

Hay ciertos productos destinados específicamente a que no se empañen las gafas. Por ejemplo, los sprays y las gamuzas antivaho. “Se trata de humedecer las lentes con spray o limpiarlas con unas gamuzas especiales que hacen que no se produzca vaho en la lente”, afirma Cisneros. 

También recomienda este tipo de productos la Delegación de Galicia del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO), que insiste en que estas soluciones no dañan las lentes, no alteran su transparencia y se pueden aplicar con rapidez y facilidad. Según explica, estos productos están pensados para ser utilizados entre 100 y 300 veces antes de que se agoten o pierdan eficacia. 

Su efecto es temporal. “Duran entre cuatro y ocho horas, pero gracias a que se presentan en formatos de pequeños frascos de spray o gamuzas y que el tiempo necesario para aplicarlos correctamente a las lentes es menor de un minuto, no supone ningún problema tener que utilizarlos dos o tres veces en un día”, afirma. 

Cómo evitar que las gafas se empañen por llevar mascarilla