sábado. 13.08.2022

Las cinco cosas buenas que han llegado con la pandemia de Covid-19

José Jonay Ojeda, experto en medicina preventiva, detalla minuciosamente los cinco puntos positivos que han llegado para quedarse con el Covid-19
Covid-19 / Imagen de Archivo
Covid-19 / Imagen de Archivo

La pandemia Covid-19 llegó para cambiar nuestras vidas por completo. No importa si vives en España o en Australia, a todos nos ha influido de alguna manera u otra todos los aspectos negativos de esta problemática mundial. Aún así son muchos los que han intentado ver el lado bueno de las cosas. Ahora que estamos alcanzando el objetivo de vacunación con Pfizer y AstraZeneca, es más fácil ver la luz al final del túnel.

En una entrevista con Infosalus recogida por El MiraJosé Jonay Ojeda, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) ha detallado cinco puntos muy positivos a tener en cuenta sobre el Covid-19:

1.- Lo más positivo de todo: la vacuna. Fruto por primera vez en la Historia de la humanidad de la enorme capacidad de coordinación, cooperación y solidaridad que ha tenido lugar dentro de la comunidad científica, con muchísimos artículos publicados sobre el tema, mucho conocimiento compartido, que empezó cuando se detectó el virus en China, e independientemente del país donde está el grupo científico, y esto hizo que se viera rápidamente la identificación y la evolución de la enfermedad.

Si no hubiera habido una inversión por parte de los países en desarrollar las vacunas, donde también juega papel fundamental la industria farmacéutica, no estaríamos ahora vacunando a las personas. En menos de un año prácticamente hemos tenido las primeras vacunas y seguimos teniendo mucha información de sus efectos, como se está viendo en Israel, por ejemplo. Ha sido una situación insólita, inaudita, como mundo globalizado.

2.- La importancia de la sanidad pública en España. Especialmente los primeros meses de pandemia, marzo-abril-mayo del año pasado, después de muchos años en los cuales la salud pública había sido invisible en España, se ha colocado por primera vez sobre la agenda política a la salud pública. Teníamos una Ley general de salud pública de 2011 que no se ha desarrollado en estos años, así como un marco jurídico que sigue sin dar la necesaria respuesta frente a las medidas restrictivas y hemos tenido que recurrir a una Ley de estados de alarma.

Cuando todo funciona bien la salud pública es algo invisible pero esto ha tenido tal magnitud, y al igual que en otras partes del sistema sanitario ha visto tan reducidos sus recursos y capacidades, que por eso se ha puesto sobre la mesa. Ahora no solo debe ser una prioridad política, sino también es necesario solventar las dificultades que se están detectando a la hora de tomar decisiones porque la salud pública es una competencia transferida.

Es positivo que se haya puesto en la agenda pública porque se traducirá en una mejor preparación como país. Se ha detectado que antes no estábamos preparados y no éramos conscientes de la importancia de tener un buen sistema de salud pública. Igual que tenemos un ejercito preparado para una guerra, también deberíamos tener un sistema sanitario preparado para este tipo de 'guerras'.

Paciente Covid-19

3.- La importancia de lo colectivo. En estos meses de pandemia aunque hemos tenido reacciones individuales o incluso de países de forma individual, que lo vemos en las vacunas, que se emplean sobre todo en los países desarrollados. Para salir de ésta sabemos que esto no depende solo de lo que hagamos cada uno de nosotros. Nadie está a salvo si no lo estamos todos. Superar esto solo lo podemos hacer como sociedad globalizada. Esta pandemia, esta situación dramática pone sobre la mesa que para problemas de este tipo tenemos que actuar como sociedad.

4.- Se previenen otras enfermedades como al gripe. Estamos viendo que con la introducción de buenas practicas de prevención individual se están previniendo enfermedades como la gripe. Éstas se han incorporado por miedo, incertidumbre, por que nos las han trasladado así las autoridades sanitarias. Pero con anterioridad conocíamos que tenían este efecto positivo en la disminución de las infecciones que se producen dentro de los hospitales, por ejemplo, como es el caso de la gripe.

 No solo la mascarilla, sino también la higiene de manos, la ventilación de los espacios cerrados y la distancia, así como 'algo muy incrustado' en la sociedad del sureste asiático, gracias a sus experiencias previas, el hecho de que cuando un trabajador tiene algún síntoma respiratorio no va a trabajar y se queda en casa. Así, previsiblemente, estos hábitos, estas buenas prácticas de prevención individual que en algún momento cuando controlemos la pandemia no serán obligatorias, sí muchas se quedarán y las habremos incorporado en el día a día y no nos parecerán tan de extraterrestres.

5.- Se interrumpe el virus respiratorio sincitial. Ligado con lo anterior, y gracias a las medidas de prevención, se interrumpe la transmisión de otras enfermedades respiratorias, como la gripe estacional, pero también del virus respiratorio sincitial, que afecta a los niños todos los inviernos; unas patologías que favorecen un número importante de ingresos hospitalarios todas las temporadas frías de invierno, y que este año no se han efectuado. Lo que no sabemos es si el próximo invierno, teniendo controlada la pandemia, y con las medidas de prevención, se conseguirá controlar la gripe estacional o este virus.

Las cinco cosas buenas que han llegado con la pandemia de Covid-19