lunes 2/8/21

Un hombre se come a un niño de 13 años tras un rito satánico

Los agentes investigan un posible caso mezcla de canibalismo y rito satánico tras encontrar el cuerpo de un adolescente de 13 años al que le faltaba el brazo derecho y la cabeza
Gendarmes de la policía francesa
Gendarmes de la policía francesa

Macabro suceso en la localidad francesa de Tarascon, en la región de Bouches-du-Rhône, en la Costa Azul. Un hombre se ha comido a un niño de 13 años tras un rito satánico.

Los agentes investigan un posible caso mezcla de canibalismo y rito satánico tras abatir a un hombre y descubrir en su vivienda el cuerpo de un adolescente de 13 años desaparecido de su casa desde hacía varios días y al que le faltaba el brazo derecho y la cabeza.

La secuencia lo ocurrido es el sórdido relato de extrañas circunstancias que comienzan con una llamada a la policía de un hombre que asegura haber encontrado una bolsa con lo que suponía era un cuerpo en su interior.

Al llegar los agentes vieron a un hombre huir por el tejado de la vivienda que estaban comprobando. Tras ser acorralado con la ayuda de otros residentes un agente policial lo abatió de varios disparos y falleció en el lugar de los hechos sin que los sanitarios desplazados hasta el lugar pudieran hacer nada para salvarle la vida. El agente está siendo investigado por su acción.

Escenario de muerte, horror y tortura

Mientras, en la vivienda del hombre abatido, el registro policial descubrió un escenario de muerte, horror y tortura. En la cocina de la casa encontraron cubierto con una bolsa de basura el cuerpo de un adolescente de 13 años al que le faltaba el brazo derecho y la cabeza que fueron localizadas posteriormente en un cubo en el baño de la casa.

Los investigadores comprobaron con horror cómo la cabeza había sido parcialmente devorada y estaba rodeada por objetos propios de ritos satánicos.

La víctima es un adolescente de 13 años desaparecido desde el pasado viernes por la noche cuando dejó su casa en Marsella para visitar a su madre que reside en una vivienda muy próxima a la de su presunto asesino y devorador.

Los agentes han identificado al presunto asesino como Arthur A, de 32 años y con diversos antecedentes policiales por casos de violencia y por sus ingresos en centros psiquiátricos

Un hombre se come a un niño de 13 años tras un rito satánico