viernes. 09.06.2023

Javier Santos ahora no es hijo de Julio Iglesias

"No es posible que el Derecho siga un camino y la Ciencia vaya por otro"

Este asunto -triste donde los haya- parece el cuento de nunca acabar. Mismamente como el de la buena pipa. La narración de los hechos es un continuum sin punto y final. Todo es un punto y seguido mareante. Y desdichado porque trata un asunto tan serio y tan definitivo como el reconocimiento o no de la paternidad.

Pongamos que hablamos, en efecto, de Julio Iglesias. Y de Javier Santos. Tan parecidos en lo físico y tan desiguales en el modo de proceder. Ellos protagonizan un tira y afloja de padre y señor mío. Y lo de padre no va con segundas. Javier Santos, de 44 años de edad, asegura ser hijo del cantante. Con prueba del ADN de por medio.

Ya parecía prácticamente ganada la contienda a favor del joven. Los laureles de su triunfo asomaban en cercanía. Sin embargo todo ha dado un vuelco inesperado. Jarro de agua fría para Javier. Un juzgado de Valencia determinó que era hijo de cantante. Pero los tribunales ha dado un giro de ciento ochenta grados y la Sección Décima de la Audiencia Provincial valenciana ha revocado la sentencia.

Sí: ha revocado la sentencia dictada el pasado mes de julio por la que el Juzgado de Primera Instancia 13 de Valencia estimó la demanda de paternidad presentada por Santos, de 44 años. Ojos como platos. Cambio brusco de dirección.

Eso sí: la decisión del tribunal no ha sido en absoluto bien recibida por el abogado del joven, Fernando Osuna, quien, ya ha avisado que piensa llegar a las instancias más altas para conseguir que la Justicia reconozca a Santos como hijo legítimo de Iglesias. Irá a por todas. Sin pensárselo dos veces.

A su juicio, el fallo de la Audiencia, asegura, "es un disparate" porque, añade, "no es posible que el Derecho siga un camino y la ciencia -refiriéndose a la prueba genética que vincula al cantante con Santos- vaya por otro". "Existe un claro desencuentro", matiza.

Por esta razón ha asegurado que recurrirá la decisión de la Audiencia Valenciana ante el Tribunal Supremo y que, en caso de no obtener la adecuada y justa respuesta que busca, continuará escalando. "Después iremos al Constitucional y por último, si es necesario, al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo". Nadie lo parará.

Así las cosas, el letrado entiende que el tribunal se ha pronunciado sobre una cuestión formal -el hecho de que la madre del joven ya presentara en su tiempo una demanda por estos mismos hechos- pero recuerda que, tras ello, fue el propio Javier Santos el que inició otro procedimiento. "El asunto es otro y, por tanto, no es cosa juzgada".

"Se trata de una sentencia absurda y totalmente incongruente. Es como si ahora un tribunal dijera que el río Manzanares no pasa por Madrid porque en el pasado se dijo que no aunque geográficamente sí sea así. Es un sinsentido".

Javier Santos ahora no es hijo de Julio Iglesias