martes. 21.05.2024
Joaquín y Susana en 'La penúltima y me voy'
Joaquín y Susana en 'La penúltima y me voy'

Joaquín Sánchez es un futbolista curtido en mil batallas. Después de más de 20 años de carrera profesional suena extraño que el portuense se ponga nervioso en las horas previas de un partido. Sin embargo, el día de la final de Copa del Rey, el capitán del Real Betis vivió un emocionante momento con su mujer, Susana Saborido, y sus hijas, Daniela y Salma, a quiénes quería dedicar la victoria.

Desde Jerez de la Frontera hasta la última punta de España, todos hemos podido conocer un poco mejor la faceta más personal de Joaquín con su serie documental 'La penúltima y me voy'.

Aunque Joaquín es un futbolista de lo más transparente, ya sea en sus apariciones televisivas o en redes sociales, la realidad es que viéndolo de cerca podemos apreciar como el futbolista es un persona de lo más sencilla, más de lo que podríamos esperar incluso.

Joaquín Sánchez en 'La penúltima y me voy'
Joaquín Sánchez en 'La penúltima y me voy'

La emoción con la que Joaquín vivió los días previos a la final de Copa es algo que se quedará siempre para sus adentros. Un proceso que hizo reflexionar mucho al futbolista sobre los momentos que le ha dado el fútbol y la importancia que tiene su familia en todos y cada uno de sus éxitos.

La emoción de Joaquín al despedirse de Susana y sus hijas

El 23 de abril de 2022 será un día que Joaquín jamás olvidará. No todos los días levantas la Copa del Rey como capitán del equipo de tu vida. No obstante, antes de llegar al momento de levantar el trofeo, Joaquín vivió muchas horas de nervios, emoción y tensión en las que su familia jugó un papel fundamental.

En su camino a la concentración bética, Joaquín recibe una llamada de su representante. Ambos charlan sobre lo bonito que es el número 17 y de las posibilidades de que Joaquín terminase levantando la Copa del Rey ante su gente.

Joaquín se despide de Susana y sus hijas
Joaquín se despide de Susana y sus hijas

Al parecer, en los días previos a la final, los nervios no eran algo que preocupasen a Joaquín. De hecho, según su representante, era el único que estaba tranquilo pues sabía que algo bueno iba a ocurrir. Sin embargo, la despedida con Susana y sus hijas antes de salir a la concentración cambió el chip del capitán.

"Yo cuando me despedí, le di muchos ánimos, le di abrazos, besos, le dije que iba a jugar muy bien y que iban a ganar. Aunque en verdad creía que no iban a ganar", decía Daniela, mientras Salma era todo lo contrario: "Yo sabía que iban a ganar, lo tenía clarísimo".

Joaquín: "Me han puesto nervioso mis hijas al despedirme"

"Me han puesto nervioso mis hijas al despedirme. Las he visto tan emocionadas al despedirme y mi mujer, que tengo que ganarla por ellas", decía Joaquín a con un nudo en la garganta de la emoción a Eduardo Espejo, su representante y hombre de confianza.

"El trayecto fue complicado, no lo quería pensar mucho porque a veces el futbol no te da lo que te mereces", confesaba Joaquín a posteriori, confirmando que también tenía sus dudas sobre lo que podía ocurrir en el terreno de juego.

"Si hay alguien que se lo merece eres tú", decía su representante, consciente de que Joaquín iba a hacer historia aquel 23 de abril. Pero no todo iba a ser color de rosas aquel día, pues a un partido de infarto, hubo que sumarle la tensión de los penaltis, que para fortuna bética, cayó de su lado y Joaquín y su familia pudieron celebrar un título que supuso una liberación para todos.

Joaquín no aguanta el adiós de Susana y sus hijas: "Tengo que hacerlo por ellas"