jueves 19/5/22

Se pongan como se pongan sus poquísimos adversarios, Kylie Jenner sigue avanzando en su boom mediático y además calzándose botas de siete leguas. Nadie puede alcanzar los pasos agigantados que, en lo suyo, adquiere esta guapa millonaria. Porque ella conoce el paño, sabe lo que se trae entre manos, ni juega a la dispersión. Y va al grano.

No se anda con chiquitas en cuanto a la profesionalidad que se le exige a una estrella como ella. No puede distraerse -ni lo hará- porque tiene detrás a una legión de seguidores que la quieren y la admiran. Y además, en sentido constructivo, están muy pendientes de todos los movimientos tanto de su faceta profesional como personal.

Escollos que aparecen

Kylie Jenner es feliz. Todo le va sobre ruedas. No a veces sin sus contratiempos. Nadie regala nada a nadie. Pero estos escollos que de cuando en tarde aparecen -como un grano en el rostro de lo inesperado- nada determinan, salvo los lógicos titulares periodísticos en tanto cualquier detalle -por nimio que sea- siempre será noticia en alusión a a la benjamina de las Kardashian.

Estos días atrás ha salido a colación -e incluso corrieron ríos de tinta al respecto- su ringorrango con la ducha de poca presión. La tan traída y llevada ducha de la modelo acarreó un sinfín de comentarios jocosos. Ciertamente burlescos, que provocó la reacción de la socialité cortando por lo sano con una contundente respuesta entre vehemente e irónica. Ya la cosa se estaba desmandando por las redes sociales.

No se pudo guardar el secreto

La escapada al hotel de lujo de Jalisco asimismo levantó una cierta polvareda. Lo que vino a enfocarse como una escapada en secreto, lejos de todos los focos y todas las cámaras, donde primaba lo incógnito y lo privado, enseguida fue descubierto por un puñado de fans que identificaron el destino de Kylie Jenner. Alguna fotografía en Instagram bastó para el hallazgo.

Dejando aparte su relación/no relación con Rosalía -que a su vez ha proyectado un innecesario tira y afloja más confuso que aclaratorio-, otra complicación ha recaído en el no del todo satisfactorio resultado de su línea de cremas de cara y manos, todo lo contrario que el éxito de multitudes -poderosamente comercial y tan del gusto de sus seguidoras- del pintalabios que línea fabrica y promociona Kylie Jenner.

Testimonios de protesta

El tema de las cremas -que no lograban ni por asomo el efecto deseado (o cuanto menos anunciado)- ha trascendido a las redes sociales, creándose en algunos cosas testimonios de protesta. No es la situación más común alrededor de la figura de Kylie Jenner. Pero no obstante sí ha habido cierto runrún. Parece que las aguas ya han vuelto a su cauce.

¿Están comenzando a crecerle los enanos en su circo mediático? ¿Es para empezar a preocuparse? Entendemos que no. Que no debe ser así. Los contratiempos con los que se ha tenido que enfrentar Kylie Jenner estos días no es sino consecuencia de una vida muy activa y de una posición social muy exclusiva. Y es que ser miembro de la familia Kardashian contiene sus muchos pros y sus escasos contras -que haberlos haylos-.

Kylie Jenner y muchos contratiempos en poco tiempo