jueves 5/8/21

La Cueva del Portillo fue, con probabilidad, un refugio para cazadores del Paleolítico

El arqueólogo jerezano Antonio Santiago confirma que el el yacimiento ha aportado restos Neolíticos

La Cueva del Portillo fue, con probabilidad, un refugio para cazadores del Paleolítico 

El arqueólogo jerezano Antonio Santiago confirma que el el yacimiento ha aportado restos Neolíticos

El pasado Jueves 9 de Febrero, tuvo lugar en la sala de la Once de Jerez de la Frontera, una nueva ponencia del ciclo “El Asociado tiene la palabra”. Organizada por la Asociación Jerezana de Amigos del Archivo.

En ella se expusieron los primeros resultados que ha aportado la excavación de la cueva del Portillo, en Bedmar, en la provincia de Jaén. Proyecto en el que ha colaborado la Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana.

La charla corrió a cargo de los responsables de la excavación: el arqueólogo jerezano Antonio Santiago y el doctorando por la Universidad de Oxford Marco Antonio Bernal.  

En su primera campaña de excavación, el yacimiento de la Cueva del Portillo ha aportado restos Neolíticos en sus niveles más superficiales.

A algo más de profundidad, han surgido restos del Paleolítico Superior Final. Siendo estos últimos de gran interés debido a los escasos registros que se tenían de este época en la zona del alto Guadalquivir.

Entre los restos de este período, se ha encontrado un importante número de láminas de sílex, cuentas de collar hechas con conchas marinas y algunos hogares, que han preservado restos del carbón. La cual ayudará a datar el yacimiento.

Probablemente, el yacimiento de la Cueva del Portillo, fue un refugio estacional, para grupos de cazadores-recolectores, del Paleolítico Superior Final. Formando parte de otras serie de enclaves arqueológicos próximos a Bedmar, algunos de los cuales incluyen pinturas rupestres.

La Cueva del Portillo fue, con probabilidad, un refugio para cazadores del Paleolítico
Comentarios