sábado 21/5/22

Pierde tres extremidades tras acudir al Hospital con tos

Fue al médico con una simple tos y descubrió que tenía sepsis

En abril de 2016 Jayne Carpenter, una mujer de 51 años, natural de Merthyr Tydfil (Gales) acudió al médico al desarrollar una tos desagradable. En un primer momento, los médicos pensaron que se trataba de una neumonía, aunque la vida de Jayne cambiaría por completo en cuestión de minutos.

Estando ingresada en el Hospital, el estado de Jayne empeoró considerablemente hasta caer en un profundo coma durante 9 semanas. En ese período, los médicos investigaron más a fondo a Jayne y descubrieron que padecía sepsis, una enfermedad mortal.

Tras ello, los médicos informaron a su marido que Jayne moriría a no ser que se le amputaran las cuatro extremidades. Jayne perdió las dos piernas, cuatro dedos de la mano derecha y gran parte del brazo izquierdo.

Con motivo del día mundial de la sepsis, celebrado el pasado 13 de septiembre, Jayne Carpenter ha contado por primera vez su trágica historia al mundo, recogida a través del diario Metro. Jayne, enfermera de profesión en el momento que es diagnosticada de sepsis, afirma que "puso mi mundo patas arriba".

Tras sufrir la amputación de sus extremidades, Jayne confiesa que "ha habido momentos en los que he estado cerca de terminar con mi propia vida". Además, expresa que "divido mi vida en dos partes; antes y después de tener sepsis. Perdí la mitad de mi vida".

Incluso, comenta que dijo a su esposo que "podía dejarla tras lo sucedido". Su marido le respondió: "No me he casado contigo por tus piernas o por tus brazos, sino porque te quiero".

En la actualidad, Jayne lucha para recaudar 265 mil dólares en GoFundMe para una cirugía de osiointergrabación que verá un par de prótesis de última generación en cada una de sus piernas. "Mi vida fue despojada y solo necesito recuperar algo de la normalidad que la sepsis me quitó".

Sepsis

La sepsis o septicemia es una afección médica grave, causada por una respuesta inmunitaria fulminante a una infección. El cuerpo libera sustancias químicas inmunitarias en la sangre para combatir la infección. Estas sustancias químicas desencadenan una inflamación generalizada, la cual produce coágulos de sangre y fugas en los vasos sanguíneos. Como resultado, se altera la circulación sanguínea lo que, a su vez, priva a los órganos de nutrientes y oxígeno, y causa daños en los órganos.

En casos graves, se presenta insuficiencia de uno o varios órganos. En los peores casos, la presión sanguínea disminuye, el corazón se debilita y el paciente se precipita a un choque septicémico. Una vez sucede esto, rápidamente varios órganos (los pulmones, los riñones, el hígado) pueden dejar de funcionar y el paciente puede morir.

La sepsis es uno de los mayores desafíos en los hospitales, en donde es una de las principales causas de muerte. También es uno de los principales motivos por los que las personas deben reingresar en el hospital. La sepsis se presenta de modo imprevisible y puede avanzar rápidamente.

Pierde tres extremidades tras acudir al Hospital con tos