jueves. 30.06.2022

La reina Isabel II llora en el Castillo de Windsor una nueva muerte

Hace un mes fallecía de forma repentina el marido de Isabel II, el Duque de Edimburgo
Reina Isabel II
Reina Isabel II

La reina Isabel II se vuelve a quedar sola. Si hace un mes fallecía su marido Felipe de Edimburgo ahora ha tenido que despedirse de Fergus, uno de los últimos cachorros a los que la monarca acogía semanas previas al fallecimiento del duque.

Un cachorro de tan solo cinco meses en el que había encontrado el consuelo mientras paseaba por los terrenos del Castillo de Windsor, falleciendo de forma repentina. "La reina está absolutamente devastada", aseguraba el diario The Sun citando una fuente del Castillo de Windsor, residencia real situada a unos 50 kilómetros al oeste de Londres, donde vive la monarca, de 95 años, desde el inicio de la pandemia.

La reina siempre ha sido una gran amante de los corgis

El nombre de la mascota era elegido en honor a Fergus Bowes-Lyon, un tío materno de la Reina Isabel II que falleció en 1915 durante la Primera Guerra Mundial. La adopción de su compañero más fiel venía acompañada de otra mascota Muick, también con un significado muy especial, ya que el nombre es uno de los lugares favoritos de la reina; un lago cerca del castillo de Balmoral.

Isabel II siempre ha sido una gran amante de los corgis, una raza galesa de patas cortas y gran criadora, de la que aún tiene un perro veterano llamado Candy. Al parecer la monarca había dejado de criarlos alegando su avanzada edad, pero según el medio británico estaría encantada con los nuevos integrantes de su familia.

Desde muy joven la hemos visto convivir en Palacio con una gran cantidad de corgis, su raza predilecta, la adquisición de las nuevas mascotas demuestra el efecto que tiene sobre ella la ausencia del duque de Edimburgo, que pasó más de dos semanas ingresado en el hospital por una infección y, posteriormente, por una operación cardíaca. Actualmente se encuentra todavía en pleno proceso de duelo por la muerte de su marido, por lo que sus corgis suponen una enorme distracción para Isabel II quien, ahora, afronta una nueva despedida.

La reina Isabel II sigue llorando la perdida de su marido

La familia real británica compartía una cita conmovedora de la monarca sobre el duque de Edimburgo de un discurso que pronunció celebrando su aniversario de bodas de oro en 1997.

“Él ha sido, sencillamente, mi fortaleza y mi permanencia todos estos años, y yo, y toda su familia, y este y muchos otros países, le debemos una deuda mayor de la que jamás reclamaría, o que nunca sabremos”, reza la publicación escrita en el perfil oficial de Twitter de la Casa Real

La reina pronunciaba esas palabras en noviembre del año 1997 durante una comida en Banqueting House en Londres, en el que recordó "unos notables 50 años" de matrimonio con Felipe, recoge el Mirror. El mensaje, compartido este domingo, viene acompañado por una foto de la pareja realizada por Annie Leibovitz en 2016 y rápidamente se ha viralizado superando los 10.000 retuits y más de 80.000 'me gusta' en pocas horas.

La reina Isabel II llora en el Castillo de Windsor una nueva muerte