viernes 30/7/21

Spiriman afronta su lucha contra el cáncer coronando el Pienzu

Mientras hace frente a su imperiosa lucha contra el cáncer de pulmón, Jesús Candel 'Spiriman' ha subido junto a su familia al pico Pienzu (Asturias) 
Jesús Candel 'Spiriman' junto a sus hijos en el pico Pienzu (Asturias) | Facebook
Jesús Candel 'Spiriman' junto a sus hijos en el pico Pienzu (Asturias) | Facebook

Las vacaciones es el momento ideal para desconectar y pasar tiempo con los tuyos. Jesús Candel, más conocido como 'Spiriman', tiene bastante claro esta premisa, que ahora más que nunca se encuentra cumpliendo a rajatabla, pues el amor de los suyos es una de sus principales fuentes de energía para hacer frente al cáncer de pulmón que lleva padeciendo desde hace más de un año.

Durante este mes de julio, Spiriman ha decidido hacer una pequeña escapada junto a su familia. El ex profesional sanitario del Hospital Clínico de Granada ha coronado el pico Pienzu, en Asturias, junto a toda su familia. 

Con un mensaje de positividad y óptimo, Candel ha hecho pública su actividad familiar al subir al Pienzu, desde donde se han sacado una preciosa foto que ha colgado en sus perfiles de Instagram y Facebook. 

"Si se quiere se puede, aunque sea difícil de cojones. Sólo hace falta mucha FUERZA DE VOLUNTAD!!!! Costar cuesta, pero merece la pena llegar arriba a la cima", escribía en su post el médico, que siempre hace gala de una gran fortaleza interior para luchas contra el cáncer.

"Hoy con cáncer de pulmón, metástasis óseas y demás, antes de recibir mi siguiente ciclo de sueros, he aprovechado para coronar el pico Pienzu (Asturias) acompañado de los que me dan lo que necesito para seguir viviendo y jodiendo al cáncer, un AMOR de la leche", terminaba Spiriman, al que en las últimas semanas se le ha visto más decaído que nunca debido los efectos del tratamiento al que está siendo sometido.

El tratamiento ante el cáncer pasa factura a Spiriman

Hace unos días en su perfil de Facebook, Spiriman comentó que había empeorado físicamente y que le estaban tocando vivir unos días más complicados. 

El activista comenzaba explicando que "hoy ha tocado retortijones, cagalera, cansancio y más ratico de camita", afirmando que "el tratamiento para el cáncer tiene esto". Sin embargo, usando el hashtag de "resiste" y con su característica positivad, ha dejado claro que "todo esto es pasajero" sin olvidar que "es jodido".

"Siempre te dejan un momento para una sonrisa de vez en cuando y yo aprovecho este ratico de paz muy cerca de mi retrete, para animaros a todos los que estáis soportando estos duros momentos", apoyaba Spiriman a aquellos que se encuentran en su misma situación. 

En la misma línea, el médico confesaba que sentía una larga lista de síntomas como "mareo, náuseas, vómitos, dolor abdominal, fatiga, estreñimiento, diarrea, hemorroides, fisuras anales, úlceras bucales, artralgias, disnea, astenia, pérdida de apetito, sabor a cerrojo, mal humor, tristeza, desesperación, rabia, sequedad de piel y mucosas, fiebre, neutropenia y todas esas cosas que pasarán".

Además, pedía que aunque haya "momentos que dan ganas de tirar la toalla", lo importante es "aguantar" y que "la mente le diga a vuestro cuerpo: Ahora mando yo, te aguantas. ¡Hay que matar al bicho!".

Un mal trago que parece ya haber pasado

Después de este mal episodio, Spiriman parece estar algo más recuperado, y no solo por la estampa junto a su familia en Asturias. El pasado 9 de julio, unos días después de afirmar que estaba pasando un mal trago de la enfermedad, el médico afirmó en su perfil de Facebook que se encontraba "mucho mejor", afirmando que "todo es pasajero y ya estoy liado a tope con el ejercicio físico. Ayer por la tarde corrí por la playa. El lunes al hospital a seguir dándole caña al bicho".

Desde entonces, Jesús no ha vuelto a pronunciarse sobre su físico hasta este pasado sábado, cuando ha avisado que a la vuelta a Granada volverá a recibir el siguiente ciclo de sueros que muy seguramente lo tendrá fuera de combate unos días. 

Spiriman afronta su lucha contra el cáncer coronando el Pienzu