lunes 24/1/22

Tiempo de niños, tiempo de Dios

Colegios y guarderías representan procesiones de Semana Santa

Algo bueno se cuece en los colegios de Jerez. Pongamos que también hablamos de las guarderías. No sólo y exclusivamente de las guarderías, aunque también. Algo que suena a palabra educación. Algo que subraya toda la intencionalidad del mejor aprendizaje. Algo que mueve -que se mueve y se remueve- a favor de las nuevas generaciones.

Ese algo se llama enseñanza. Enseñanza de las gloriosas costumbres heredadas de abuelos a padres. Y, ahora, de padres a hijos. A los hijos pequeños. Porque en este Viernes de Dolores, día 12 del presente mes de abril, se han representado muchas procesiones de Semana Santa, procesiones protagonizadas por los más pequeños.

Colegios y guarderías se han llenado de capirotes, de incienso, de mantillas, de molías, de monaguillos – de muchísimos monaguillos-, de acólitos, de representantes de cuerpos de seguridad, de algunos capataces y de pasitos en miniatura. Pero todo encarnado por niños, por niñas, por la inocencia del valor auténtico de las cosas. Viernes de Dolores: tiempo de niños cuando Dios baja a la ciudad.

Tiempo de niños, tiempo de Dios