sábado 18/9/21

Cinco trucos para no tener moscas ni en casa ni en el patio en verano

Con la llegada del verano no sólo llega el buen tiempo y las vacaciones, sino que insectos como las moscas o los mosquitos se instalan en nuestra vida

Diseño sin título (4)
Las moscas y los mosquitos, los insectos del verano

El verano trae consigo una serie de molestias que son fáciles de evitar si sabemos cómo, lo que nos permitirá disfrutar de las vacaciones sin ningún tipo de imprevisto. Con las altas temperaturas llegan insectos como los insectos y las moscas, que se cuelan en nuestros hogares haciendo de nuestra estancia menos cómoda.

Es por ello que El MIRA ofrece ciertos trucos caseros y accesibles para todo el mundo, espantar a las moscas será algo fácil de hacer tanto en el interior de las viviendas como en los patios interiores o jardines exteriores.

Estos cinco remedios caseros harán que la molestia de tener que espantar una y otra vez a las moscas ya no exista en tu vida, ni te impida disfrutar de un día de verano:

Bolsas de agua colgadas en el techo

El primero de los trucos es colgar una bolsa llena de agua en el exterior de la vivienda, en patios, terrazas o porches, para no atraer a las moscas, sino espantarlas. La bolsa tiene que estar entera llena de agua y ser transparente. Esto provocará el efecto arcoíris, algo que ahuyenta a las moscas. 

Plantas aromáticas

Las plantas aromáticas no sólo espantan a las moscas, sino que también son útiles para evitar a otros insectos como las avispas o los mosquitos. Los olores más efectivos son la lavanda, el romero, la menta o el orégano, además de proporcionar un ambiente acogedor y relajante al hogar.

Botella de agua y vinagre

Una trampa casera para las moscas es llenar una botella de agua con un poco de vinagre, pudiendo ser también vinagre de uva o de manzana. Así, la botella tiene que estar cortada por la mitad y la boquilla a modo de embudo para que las moscas al oler el vinagre caigan en la trampa de meterse y queden atrapadas en el agua.

Un hogar limpio 

Mantener la estancia limpia sin malos olores, como tener el cubo de basura abierto o con desechos orgánicos mal olientes, y aislada con cortinas y mosqueteras en lo idóneo. 

Un limón a la mitad

Por su parte, el remedio casero más usado es sin duda la rodaja de limón. El truco consiste en cortar un limón por la mitad y colocarlo en los alféizares de las ventanas para así espantar a las moscas y que no entren en nuestra casa.

Cinco trucos para no tener moscas ni en casa ni en el patio en verano