jueves 26/5/22

El Ayuntamiento del municipio sevillano de El Palmar de Troya ha destacado la mejora "notable" de la situación sanitaria "tras unas semanas muy duras", ya que la tasa de casos ha bajado en más de 3.000 por cada 100.000 habitantes en seis días y actualmente se encuentra en 981,6.

En un comunicado, el Consistorio de el Palmar de Troya detalla que cuenta con 2.340 personas personas empadronadas; y lleva desde el día 16 de enero confinado perimetralmente y con la actividad no esencial cerrada.

En este sentido, apunta como origen del foco de contagios "las visitas de extranjeros; principalmente de ingleses y alemanes, que han tenido lugar esta Navidad en la Iglesia Palmariana".

"Los datos de este brote dejan tres sacerdotes y una monja fallecida y más de 70 positivos en el interior de la basílica; lo cual hacía que la tasa del pueblo fuese mucho más elevada de lo que realmente existía en sus calles", explica.

Además, subraya que durante las últimas semanas España está sufriendo los efectos de una tercera ola de la pandemia de la Covid-19 y que el virus "no entiende de geografía, edad o religión y en cualquier rincón del mapa puede sacar su lado más duro".

"Los vecinos de El Palmar de Troya están volviendo a recuperar la calma que tradicionalmente predomina en su municipio. Por fin parece que la pandemia se va marchando poco a poco", afirma.

Así, menciona la comparación de los datos de hace una semana con los actuales "para ser optimistas"; ya que la tasa de pruebas diagnosticadas de infección activa (PDIA) "ha pasado de 4.102,7 a 981,6 en seis días; lo cual muestra que el principal foco de contagio, localizado en la Iglesia Palmariana, está controlado".

De hecho, indica que, según las cifras actualizadas, "tan solo se han notificado dos positivos en los últimos siete días procedentes de un cribado masivo que tuvo lugar la semana pasada al cual acudieron más de 300 personas".

Historia de la Iglesia de El Palmar de Troya

El 30 de marzo de 1968, cuatro niñas de 12 y 13 años afirmaron que se les había aparecido la Virgen María en la finca de la Alcaparrosa; a un kilómetro de la aldea de El Palmar de Troya, en la provincia de Sevilla.

Semanas después, varios vecinos afirmaron que habían tenido otras apariciones y en el verano de ese mismo año se construyó un altar que sería la primera piedra de la iglesia cristiana palmariana. En junio de 2018, Ginés, el último Papa de El Palmar de Troya, y su mujer asaltaron, con reyerta incluida, las instalaciones de la congregación.

Escándalos, la sombra de abusos sexuales, anécdotas inverosímiles y todo tipo de acusaciones han marcado los más de cincuenta años de esta congregación religiosa a la que algunos consideran iglesia y otros muchos una gran secta.

El Palmar de Troya, foco del Covid-19 con 70 positivos y 4 muertos