jueves 19/5/22

Nueva agresión en Sevilla: No le recetan las pastillas y clava un bolígrafo en el pecho a un celador

 El Sindicato Médico denuncia una nueva agresión a facultativos en el centro de salud de Brenes
Centro de salud de Brenes - Sevilla
Centro de salud de Brenes - Sevilla

En la tarde de este pasado viernes se produjo una nueva agresión a sanitarios en el centro de salud de la localidad sevillana de Brenes, según ha denunciado el Sindicato Médico de Sevilla.

Los hecho tuvieron lugar hacia la 19:00 horas cuando un usuario acudió para que el médico de guardia que atendía las urgencias le recetase un medicamento psicotrópico porque estaba muy nervioso, según el sindicato.

Centro de salud de Brenes
Centro de salud de Brenes

"Tendría que haber tomado 7 pastillas al día para gastar la caja"

"Tras comprobar el facultativo que se lo habían despachado en la farmacia el pasado día 13 y explicarle que tendría que haber tomado más de siete pastillas diarias, en lugar de las tres recomendadas, para terminar la caja y ofrecerle medicación alternativa equivalente para mejorar su estado, se negó y empezó a gritar, insultar y amenazar, momento en que fue invitado a salir de la consulta para poder continuar con su labor asistencial con otros pacientes", explica.

Con las voces, acudieron en su auxilio el celador y le enfermera, y entonces el supuesto autor de los hechos "comenzó a amenazar al celador, a quien clavó un bolígrafo en el pecho y le propinó un puñetazo en la boca".

Entre los tres sanitarios pudieron inmovilizarlo y mantenerlo reducido hasta que llegaron las fuerzas de orden público, que procedieron a llevárselo detenido.

"La salvaje actuación del agresor ha puesto en grave riesgo a toda la población a la que atiende habitualmente el equipo de urgencias del Centro de Salud de Brenes, puesto que ha tenido que permanecer cerrado unas horas mientras el médico, enfermera y celador eran trasladados al Hospital Virgen Macarena para evaluar y tratar sus lesiones", denuncia el sindicato.

Nueva agresión en Sevilla: No le recetan las pastillas y clava un bolígrafo en el pecho...