miércoles. 29.06.2022

A Padilla se le roba una oreja en Sevilla

Actuaciones de Juan José Padilla y Ginés Marín en Sevilla y Murcia, de Pacheco en Madrid y de Crespo en Jaén

A Padilla se le roba una oreja en Sevilla

Actuaciones de Juan José Padilla y Ginés Marín en Sevilla y Murcia, de Pacheco en Madrid y de Crespo en Jaén

En Algar hubo becerrada y tuvieron convivencia los Antiguos Alumnos de Jerez

El 21 de abril el torero jerezano Juan José Padilla tenía su cita en la Feria de Abril de Sevilla, con ganado de Fuente Ymbro, bien presentado y de comportamiento desigual. En su primero, colorado y algo veleto, se fue a recibirlo a porta gayola y continuó en el tercio con larga cambiada de rodillas completada con verónicas avanzando, rematadas por revolera entre aplausos; en banderillas se lució con un primer par al cuarteo, en los medios, y con otros dos de dentro a fuera saliendo del estribo.

La faena empezó con seis pases de rodillas en tablas y continuó con dos tandas largas a derechas, con dos tandas por la izquierda en redondo ante un animal colaborador, para luego, por la derecha, acortar distancias y llegar a los circulares ante de estocada entera arriba que provoca una petición unánime y contundente que el presidente Gabriel Fernández Rey se niega a atender.

El reglamento es claro al expresar que la concesión de la primera oreja se realizará por la Presidencia a petición mayoritaria del público; no quedará a criterio del presidente, como sí ocurre en la segunda oreja y en el rabo (la petición no era mayoritaria sino unánime y seguía aun con el toro en el desolladero); con una ovación sonora dio una vuelta al ruedo triunfal, tras la que se le dedicó una atronadora bronca al presidente, por el robo de la oreja.

A su segundo, alto de agujas y de embestida descompuesta, lo recibió en tablas por lances rematados con media lenta; tras las puyas el morlaco pierde las manos y es banderilleado por la cuadrilla; la faena empezó en el tercio por doblones en redondo, aunque no se veía en el bicho mucha voluntad de colaborar y en las tres siguientes series no faltaron parones y gestos feos pero Juan, bajando la mano, siguió fajándose aunque, tras un gesto de rajarse, se fue sin probar por la izquierda al estoque para dejar estocada entera, algo desprendida pero suficiente para hacer doblar; hubo silencio. Los compañeros de tarde fueron El Cid, que brindó uno a Padilla y tuvo dos silencios, y El Fandi, que sumó silencio y una oreja.

El 20 de abril el matador jerezano-oliventino Ginés Marín fue a Sevilla, en tarde con lleno de no hay billetes, para lidiar toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados pero inválidos y sin casta.

A su primero recibe con verónicas de manos bajas avanzando a los medios, rematando con media lenta y aplaudida; en las puyas derriba a Guillermo Marín, quien tras su labor es aplaudido; brinda al futbolista Sergio Ramos y la faena arranca con ayudados avanzando a los medios pero enseguida hay que dar descanso antes de bajarle las manos en una buena tanda, siguiendo, por la izquierda, el toreo de uno en uno incluyendo un parón, para pasar a los terrenos entre pitones, incluida la mirada al público, aunque no hay colaboración; un pinchazo y media en su sitio son seguidos de ovación saludada desde el tercio. Para su segunda intervención de la tarde tuvieron que soltar tres toros, por devolución de dos.

En el segundo sobrero, de presencia escasa y blando de remos, hay buen recibo con verónicas de manos bajas avanzando y media barroca, pero en el caballo la claudicación reaviva las palmas de tango. Brinda al público; hay que recordar de vez en cuando que, si hay dos brindis, el primero debe ir al respetable (¿o un futbolista es más importante que toda la plaza?).

La faena empieza en los medios a media altura pero pronto el animal hace amago de rajada, mientras que a la izquierda pierde las manos para desesperación del público; ni por la derecha, otra vez, ni por la izquierda hay ninguna colaboración y, tras aliño, viene una estocada entera y en su sitio que hace doblar rápidamente, quedando todo en silencio aunque fue aplaudido de retirada. Alternó con Enrique Ponce, que obtuvo silencio y ovación saludada desde el tercio, y José María Manzanares, quien cortó oreja y en su segundo, tras matar al sexto intento más descabello, quedó en silencio.

El 22 de abril el mismo Ginés Marín intervino en Murcia con motivo del XXIV Festival a beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer, con casi lleno, ante toros de La Palmosilla, de correcta presencia. Supo sacarle partido al suyo, el quinto de lidia a pie; estuvo solvente en todo momento y por encima de su oponente y destacó sobre todo toreando con la mano izquierda, mató de estocada certera y cortó dos orejas. Hizo el paseíllo junto con el rejoneador Sergio Galán, los matadores Rafaelillo, El Fandi, Cayetano y Paco Ureña y el novillero Ramón Serrano.

El 22 de abril el novillero linense Miguel Ángel Pacheco actuó en la plaza de Las Ventas ante novillos de Julio García (que ganaba antigüedad), serios de presencia. En su primero, con cuajo y encastado, apostó para vencer y fue lo suficientemente inteligente para doblarse y limar la fiereza del altivo novillo-toro; con la muleta siempre puesta, lo llevó muy tapado, con emoción sobre todo por la derecha, hasta que lo metió en el canasto y lo puedo torear por abajo, en labor de mucho mérito.

Miguel Ángel aguantó y se impuso a un animal codicioso, demostrando que está preparado y quiere ser torero; la pena es que falló a espadas, pues dejó tres pinchazos y cinco descabellos, con los que perdió un triunfo ganado a ley, quedando en ovación saludada. En su segundo, salió decidido, queriendo completar la tarde, y se puso de rodillas para las verónicas de saludo y luego, con la muleta, concedió distancias pero el animal, aunque tenía buen son, no tenía fuerzas y doblaba repetidamente, un pinchazo y media dieron paso a saludos. Compartió cartel con Adrián Henche, que tuvo dos silencios, y El Adoureño, también con dos silencios.

El 14 de abril el novillero portuense Daniel Crespo participó en Jaén en el XVIII Festival a beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer que organiza tradicionalmente Enrique Ponce, con novillos de la ganadería de Rocío de la Cámara (que pasta en Jerez), nobles en general.

En su novillo, Crespo demostró tener buenas maneras y supo sacarle más de lo que tenía, especialmente por la derecha, logrando llegar al tendido; destacó por lo vertical de su toreo y cortó una oreja. Completó cartel con el rejoneador Leonardo Hernández, Enrique Ponce, El Fandi, Cayetano, López Simón, y el novillero Juan Melchor.

El 21 de abril en la localidad serrana de Algar se celebró, con lleno hasta la bandera, la tercera Selección del XXII Ciclo de Becerradas de las Escuelas Taurinas de Andalucía, organizado por la Asociación Andaluza de Escuelas “Pedro Romero”. Los novillos, de Ana Romero, dieron excelente juego. El resultado artístico fue como sigue: Álvaro Vicario Gordillo (escuela de Camas), ovación; Iván Ruiz (escuela “La Gallosina”), una oreja; Alfonso Nuñez (escuela de La Línea), ovación; Juan Antonio Rodríguez Orellana (escuela de Ubrique), una oreja; Moli de Ronda (escuela de Ronda), una oreja; Juan Miguel (escuela de Campo de Gibraltar), dos orejas.

La Asociación de Antiguos Alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Jerez ha organizado recientemente una fiesta campera (en segunda edición), donde se han tentado cinco becerras y se ha lidiado y estoqueado un novillo, suministrados por la empresa Ruedos del Sur.

Juan Manuel Caro, Manuel Vera, López Peregrino, Ignacio Candelas, Alejandro Fernández, Rafael Camino, Iván Ruiz, Miguel Osorio y Juan Pedro Galán hijo, alumnos de las escuelas de Jerez y de El Puerto, se encargaron de las labores toreras y aprovecharon para su preparación; también participó Enrique Marciel (torero madrileño de los años sesenta). La puya fue manejada por Jaime Cid y se contó con la colaboración especial de Antonio Caro Gil y Tomás Loreto. Asistió un centenar de personas y se culminó la jornada de convivencia con una comida en una viña.

Terminamos con un anuncio. El pregón taurino de la Feria del Caballo de Jerez, organizado habitualmente por la Tertulia Los Trece, se ha encargado este año, para su edición número treinta y dos, al abogado y aficionado sevillano Joaquín Moeckel. Tendrá lugar en la bodega Díez Mérito, calle Diego Fernández Herrera, el 27 de abril a las ocho y media de la noche.

A Padilla se le roba una oreja en Sevilla