viernes 17/9/21
TOROS

En Cenicientos los toreros andaluces se miden con el terror

Han actuado Pepe Moral, Miguel Ángel Pacheco y el novillero Francisco Montero, que resultó cogido

 

Miguel Ángel Pacheco
Miguel Ángel Pacheco

En Cenicientos (Madrid) se ha celebrado la Feria de la Virgen del Roble, que en su faceta taurina es conocida como la Feria de Toro y ha elevado a esta localidad a la categoría de capital del Valle del Terror. Han sido tres días, con dos corridas (la segunda, como concurso de ganaderías) y una novillada (en duelo de ganaderías). La participación de toreros andaluces ha estado representada por Pepe Moral, Miguel Ángel Pacheco y Francisco Montero.

Corrida del día 14

El 14 de agosto se celebró, como primer festejo y con entrada de tres cuartos del aforo permitido, una corrida con toros de Cebada Gago, muy bien presentados pero de juego complicado; todos fueron tres veces al caballo. Pepe Moral en su primero, serio, astifino y aplaudido de salida, que se afligió en el capote y se agotó en el caballo, tuvo siempre que arrancar las embestidas y tirar hacia adelante, pues el animal no tenía medio muletazo, y la faena no levantó vuelo; puso con habilidad media estocada tendida y tuvo silencio. En su segundo, precioso, serio y también aplaudido de salida, dejó algún destello de capa pero el animal, tras un tercio de varas duro, llegó mermado a la muleta, con lo que realizó un largo trasteo con altibajos donde dejó varios muletazos largos, especialmente con la derecha, y luego acortó distancias; mató de estocada y descabello; el de Los Palacios fue silenciado.

Miguel Ángel Pacheco a su primero, sobrero ovacionado al salir, no le pudo sacar nada en el saludo; peleó bien en el caballo pero no fue bien picado; tuvo que resolver las complicaciones del animal, que embestía a media altura sin terminar de entregarse; el trasteo fue de menos a más y, valiente, tuvo que tragar mucho para sacar muletazos de mérito, aunque la faena no fue valorada con justicia por parte del público; dejó una estocada al primer intento pero el puntillero levantó en varias ocasiones al toro, enfriando una posible petición, con lo que tuvo silencio.

Miguel Ángel PachecoMiguel Ángel Pacheco

En su segundo, complicado, el linense manejó el capote para sacárselo a los medios; hizo faena meritoria y estuvo asentado y con verdad, logrando series al natural con pureza, antes de que se refugiara en tablas y obligara al arrimón; dejó pinchazo desprendido y falló con el descabello, perdiendo quizás un trofeo; fue silenciado. Completó cartel Sergio Serrano, que se llevó ovación y ovación.

Novillada del día 16

El 16 de agosto el novillero de Chiclana Francisco Montero toreó en el tercer festejo de la Feria del Toro. Con asistencia de más de media plaza en el aforo permitido se celebró una novillada con caballos en duelo de ganaderías entre Raso del Portillo, con ejemplares desiguales, y Los Maños, con animales bien presentados; al quinto se le dio la vuelta al ruedo.

En su primero (de Raso del Portillo), cuajado y bravo, recibió a porta gayola y fue arrollado; después de un tercio de varas con tres visitas, el animal presentó pelea durante toda la lidia y Montero luchó por acoplarse a las embestidas pero lo mejor salió con la mano izquierda; tuvo una ovación saludada.

Francisco MonteroFrancisco Montero

En su segundo (de Los Maños), bravo y con clase, volvió a irse a porta gayola, pero esta vez con el capote de paseo, mostrando luego disposición en el lanceo y también en las banderillas; con la muleta puso voluntad pero le faltó saber calibrar distancia y tiempos, sin dejar de luchar con el viento; toreando al natural fue prendido pero continuó con la lidia; tuvo silencio.

Alternó con Cristian Pérez, que tuvo silencio y oreja, y con Isaac Fonseca, que quedó en silencio y silencio. Montero, tras acabar con su segundo novillo, fue operado en la enfermería; el parte médico señala herida en tercio medio del muslo izquierdo con dos trayectorias, una de diez centímetros y otra de seis, así como contusión en antebrazo izquierdo, pendiente de confirmar fractura.

En Cenicientos los toreros andaluces se miden con el terror