sábado 28/5/22

El torero jerezano Juan José Padilla triunfa en tierras ecuatorianas

Actuaciones de Padilla, Chacón, Pérez Mota, Gómez y el novillero Pacheco, más el festival de San José del Valle

El 3 de junio actuó en la Plaza de toros Raúl Dávalos de Riobamba (Ecuador), con motivo de la Feria del Señor del Buen Suceso, el diestro jerezano Juan José Padilla, ante toros de Campo Bravo, de correcta presentación y buen comportamiento. En su primero mostró su vibrante toreo desde que lanceó de capote; prendió banderillas y se lució manejando la muleta, para lograr palmas. En su segundo, noble y bravo, saludó de rodillas con el capote; hubo tres estupendos pares de banderillas y la faena principió con un muleteo de hinojos para seguir con una labor de altas revoluciones hasta llegar a los interminables circulares que enloquecieron al graderío; un espadazo certero fue el remate para lograr las dos orejas.

Sus compañeros de cartel fueron Iván Fandiño, que se llevó oreja y oreja, y Álvaro Samper, que se llevó oreja y dos orejas y rabo simbólicos del sexto, que fue indultado. Los tres salieron a hombros por la puerta grande. Previamente, por la mañana Juan José Padilla tuvo un encuentro con gran número de aficionados, especialmente niños, para practicar toreo de salón en la propia plaza Raúl Dávalos.

El 3 de junio intervino en Vic-Fezensac (Francia), en el segundo festejo de su Feria de Pentecostés, el matador de Prado del Rey Octavio Chacón con toros de Dolores Aguirre, de presentación y juego desigual. En su primero, burraco con mucha fijeza, dejó con el capote una buena serie y una gran media a pies juntos en el centro del ruedo; la fuerte pelea en el caballo mermó las fuerzas para la muleta pero Octavio, que brindó a Ruiz Miguel, realizó buenas series en los medios, corriendo bien la mano, especialmente a derechas; los naturales cruzándose fueron templados, para acabar con manoletinas; una estocada eficaz a “Carafea” (nombre con suerte para el pradense) dio paso a una oreja.

En su segundo, con trapío, la faena, brindada al público, se inició en el centro del ruedo y fue cuidada; por la izquierda tuvo una gran serie pero el toro fue a menos y hubo que ir llevándolo en labor de lidiador valeroso hasta rematar con cuatro pases de pecho; con tres pinchazos sin soltar y estocada honda, la recompensa fue una ovación. Le acompañaron en el cartel Paulita, que se quedó en doble silencio, y Alberto Lamelas, que recibió ovación saludada y palmas.

El día 7 de junio, dentro de la Feria de San Isidro, estaba anunciado en Las Ventas el torero de El Bosque Manuel Jesús Pérez Mota ante toros de la ganadería santacolomeña de Rehuelga, que pasta en Benalup (Cádiz), cinqueños bien presentados y en general de buen juego. En su primero, serio y de embestida fija pero exigente, Juan Contreras se desmonteró tras parear; Manuel Jesús inició con suave trasteo y sacó para afuera al animal sin molestarlo y con gusto; citaba a media distancia y dotó de ritmo a la labor hasta lograr una serie muy ligada; con la espada hubo dos pinchazos y una estocada, en la que resultó arrollado sin consecuencias; se escucharon palmas.

En su segundo, bravo, humillador y con trasmisión, estuvo un poco discontinuo hasta que le cogió el ritmo y consiguió naturales de muy buen trazo sin llegar a lograr una serie verdaderamente rotunda pero lo más notable vino por la derecha cuando se disponía a matar el público le pidió que continuara toreando; tras pinchazo y estocada hubo silencio. Alternó con Fernando Robleño, que cerró con silencio y silencio, y  con Alberto Aguilar, que se llevó silencio y ovación saludada tras petición. El mayoral fue obligado a saludar desde el tercio al terminar el último toro.

Con algo de retraso recogemos las dos actuaciones que el matador gaditano Fran Gómez ha tenido por tierras de Perú, en la ciudad de Puquío (Plaza Antonio Navarro) los días 27 y 28 de mayo, con motivo de las fiestas patronales del Señor de la Ascensión. El primer día se enfrentó a ganado de San Pedro; en su primero tenía cortada las dos orejas tras una faena de nobleza pero lo pinchó; en su segundo, que desparramaba la vista (y con poca luz ambiental), las sensaciones fueron buenas pero volvió a pinchar. Alternó con Juan Antonio Cubas y el mejicano Luis Manuel Pérez El Canelo. El segundo día se enfrentó a ganado de San Simón; al primero lo toreó con mucha predisposición y haciéndole las cosas bien (quizás la mejor faena de la feria) pero lo mató a la tercera y todo quedó en una vuelta al ruedo; al segundo, que se rajó enseguida, poco pudo hacerle aparte de torearlo en tablas tirando de técnica; lo mató bien y cortó una oreja. Alternó con Juan Antonio Cubas y el colombiano Gustavo Zúñiga.

En el escalafón novilleril, el 3 de junio también en Vic- Fezensac, en sesión de mañana, el novillero linense Miguel Ángel Pacheco concurrió para participar en un mano a mano, ante novillos de Raso del Portillo, bien presentados y encastados. En su primero, que peleó en varas, se la jugó por el mal estado del ruedo; toreó ligadamente con la derecha pero el animal se empezó a quedar corto; por la izquierda le robó muletazos y remató con una entera desprendida; fue premiado con una vuelta tras fuerte petición. Su compañero de paseíllo fue Mario Palacios, que escuchó un silencio tras dos avisos. Tras el segundo novillo se tuvo que suspender el festejo matinal por la lluvia que no dejaba de caer.

Finalizamos con un festival mixto sin picadores. Es el que se celebró en San José del Valle, con buena entrada, lidiándose novillos de Santiago Domecq, extraordinarios y tres de ellos premiados con vuelta al ruedo. El resultado artístico fue el siguiente: el rejoneador portugués Joao Moura, dos orejas; Miguel Abellán, cuatro orejas; el novillero Rafael Camino, una oreja y el novillero Alfonso Vázquez, dos orejas.

El jerezano Juan José Padilla triunfa en Riobamba
Comentarios