miércoles 26/1/22
Cliente en un bar de Málaga con protección Covid-19
Cliente en un bar de Málaga con protección Covid-19

El presidente de la empresa pública Turismo y Planificación Costa del Sol, Francisco Salado, ha considerado que la Semana Santa está "prácticamente perdida ya". Esto se debe a la falta de movilidad entre comunidades autónomas y con otros estados miembros de la Unión Europea.

Tampoco son muy optimistas las previsiones para el verano debido al ritmo de la vacunación en estos momentos. Esto hace que las perspectivas "no sean las más alentadoras posibles".

No obstante, Salado ha subrayado el interés de emisores internacionales como Reino Unido o Alemania por venir a la Costa del Sol. El interés se refleja en las búsquedas de vuelos hacia el destino Málaga, "que aumentan cada semana exponencialmente".

"Si la vacunación no va óptimamente bien las previsiones serán peores que si se mejora", ha dicho el también presidente de la Diputación de Málaga. Además, ha añadido que "las noticias del parón de Astrazeneca no son alentadoras".

El diputado ha confiado también en la vacuna Janssen, de Johnson & Johnson, de una dosis, para "coger el ritmo de vacunación y llegar al 70 por ciento en verano". "Si seguimos a este ritmo -actual- las previsiones no serán tan satisfactorias como a principios de año", ha apostillado.

A juicio de Salado, la movilidad es "fundamental" para la supervivencia de la industria turística, "reducida a mínimos" en el último año excepto en "momentos puntuales". La apertura entre comunidades autónomas "salvó levemente" el verano, "con ingresos asumibles dentro del desastre".

Una situación "muy preocupante"

En general, en este último año, "la situación ha sido muy preocupante". Esto se debe a que se ha perdido muchísimo empleo, más de 10.000 millones de euros por la actividad económica relacionada con el sector.

"Lo peor es que estamos vislumbrando la Semana Santa y prácticamente está perdida ya por la falta de movilidad", ha enfatizado el presidente de Turismo Costa del Sol.

Ha calificado este último año como "trágico para la economía de la provincia y para el sector turístico". Cuando se cumple el primer aniversario de la entrada en vigor del estado de alarma motivado por la pandemia del Covid-19,

En este sentido, ha recordado las peticiones realizadas durante estos 12 meses al Gobierno central desde la Costa del Sol. Así, ha lamentado que "cuando se han venido reivindicando inyecciones económicas necesarias para su supervivencia a fondo perdido, directas o exenciones fiscales para ahorrar cotizaciones o en materia tributaria el Estado ha hecho oídos sordos".

Desigualdad en el reparto de ayudas económicas

Salado ha aludido precisamente a las últimas ayudas aprobadas el pasado viernes de 7.000 millones, con 2.000 millones exclusivamente para las Islas Canarias y Baleares, y el resto a repartir entre las demás comunidades autónomas españolas.

"Se ha dejado fuera a la Costa del Sol, como siempre en un ejercicio de discriminación a esta tierra y se ha mirado a Canarias y Baleares, a los destinos insulares", ha afirmado Salado.

Por otra parte, insiste en que le "parece muy bien que reciban esos fondos, yo no quiero más que nadie pero tampoco menos y la circunstancia que está viviendo la Costa del Sol es igual o peor que en esas dos islas".

En este sentido, ha incidido en que hay que ser "muy serios y rigurosos a la hora de repartir estos fondos y no ver sólo apoyos políticos, que es lo que ha movido al Gobierno, estoy seguro".

"Hay que mirar la importancia del sector, de supervivencia y la salvaguarda de un montón de puestos de trabajo y de empresas". El presidente provincial ha concluido diciendo que "117.000 familias han quedado decepcionadas por no repartir fondos a la Costa del Sol de una manera objetiva, seria y rigurosa".

La Costa del Sol ve la Semana Santa "perdida"
Comentarios