lunes 6/12/21

'Papás del fútbol', Gavi es una excepción

'Papás del fútbol', Gavi es una excepción
'Papás del fútbol', Gavi es una excepción

Hace un par de meses, casi nadie había oido hablar de él, ahora está en boca de todos. Si uno que haya visto un mínimo de fútbol lo ve jugar, posiblemente apostaría a que lleva más de una década dedicándose a esto profesionalmente, pero no, en Agosto cumplió los 17.

Hablamos de Pablo Martín Páez Gavira, conocido y ya también reconocido en el mundo del balompié como 'Gavi'. Uno de esos casos que se dan muy de vez en cuando en el fútbol. 

Gavi con el FC Barcelona

Original de Los Palacios, el palaciego ha sido una irrupción extraordinaria para el fútbol español y para un Barcelona que tras la marcha del mejor futbolista de su historia, necesita recuperar aunque sea un poco la ilusión perdida.

Ronald Koeman hizo debutar al interior sevillano hace poco más de dos meses y desde entonces, se ha convertido en titular indiscutible de uno de los mejores clubs del mundo y de la selección española... casi nada.

Pero no nos confundamos, que no nos parezca ordinario lo extraordinario. El caso de Gavi es uno muy puntual que se da muy de vez en cuando. Se estima que en España juegan alrededor de 600.000 niños federados entre las categorías que van de 'prebenjamin a cadete', y que en la Primera División del fútbol español, solo hay alrededor de 400 futbolistas ... 

Ahora pueden calcular ustedes mismos las probabilidades de llegar a la élite del fútbol en España, o en cualquier país. No hace falta ser matemático para ver que las opciones son prácticamente nulas, y ya no hablamos de ser un Gavi, un Pedri o un Ansu Fati, jugadores jóvenes con vitola de cracks que ya veremos hasta donde llegan, sino simplemente de llegar a la Primera División, donde hay futbolistas que viven y trabajan de ello y que a la vez pasarían totalmente desapercibidos en cualquier bar tomándose un café.

La ignorancia, desinformación, y frustración de padres que no consiguieron su objetivo de ser futbolistas ni de lejos, lo trasladan ahora a sus hijos, nublados por pensamientos ególatras que no les permiten ver más allá de la realidad de las cosas, y consiguiendo de rebote, convertir el fútbol base que debería de ser una simple diversión para niños y niñas que solo quieren en el fondo pasárselo bien, en una verdadera guerra vergonzosa y surrealista semana tras semana en los campos de barrios españoles. 

Papás y mamás, si quieren apostar por algo, apuesten por echar lotería nacional, donde estadísticamente, la probabilidad de que toque algo es mucho más alta a que su hijo pueda llegar a ser futbolista de fútbol profesional. 

Esto no se trata de quitar ilusión a nadie, se trata de una realidad totalmente demostrable, y si por lo contrario su hijo es una de esas excepciones como Gavi, tenga por seguro de que no estará jugando en el San Jose Obrero ni en el Pueblo Nuevo con 14, 15 o 16 años. 

Tampoco confundamos jugar al fútbol con ser futbolista, cosa que escucho constantemente. 

Al fútbol hemos jugado todos, ya sea de manera federada o en el propio asfalto de la calle, pero la diferencia es muy simple: El futbolista vive del fútbol, trabaja en ello. Por eso hay que tener cuidado cuando se dice tan a la ligera: "Yo soy futbolista"... No compañero, tu solo juegas al fútbol, y disfruta de ello que ya es mucho. 

Gavi con la Selección de España

El 'Papá' y la 'Mamá' que lea esto y quiera que su hijo sea el nuevo Gavi, posiblemente opinará que estoy equivocado y que no tengo ningún tipo de credibilidad en esto que digo, y bueno, seguramente tengan razón. Yo solo escribo lo que observo y la vida me va corroborando, pero soy consciente de que mi credibilidad puede llegar a ser nula, sobre todo para la persona a la que el ego lo tiene nublado, así que mejor finalizar la opinión sobre este tema en concreto con una persona más acreditada que yo y que puede hablar de este tema con toda la credibilidad del mundo, ya que forma parte y vive de esto y que además por lo que sea, comparte el mismo punto de vista que el mio. 

Hace un tiempo escuché al futbolista del París Saint Germain e internacional español Ander Herrera, opinar y resumir así este tema: "Con 11 años quien te puede asegurar a ti que vas a llegar a ser nada. Los padres no pueden pretender tener a Messi en casa. Si equivocamos al chico al final van a conseguir a una persona que odie el fútbol, y probablemente que odie hasta sus propios padres por haber creado unas falsas ilusiones y unas expectativas por encima de lo normal". 
Pues eso.

'Papás del fútbol', Gavi es una excepción