miércoles 21/4/21

Día de la «Igualdad Salarial», otra mentira más

La izquierda se dio cuenta hace tiempo que a la sociedad española, salvo cataclismo nuclear económico, es fácil o presumiblemente fácil manejar

Efectivamente amigos míos, ayer, nos bombardearon con que era el día de la «igualdad salarial». Y ni usted, ni el otro ni el de la moto lo sabían. Es lo que tiene la pretensión de ciertos políticos de hacernos pasar por marionetas y por ende, manejarnos a su antojo para meternos toda su tralla ideológica. Atrás quedaron los calendarios donde el «valor añadido» era el santoral y las respectivas fases lunares de los días.

Miren ustedes, me muevo, pongo la oreja en toda tertulia que se tercie, convivo y vivo en el mundo de la empresa y en cuarenta y siete años que calza servidor jamás de los jamases, me he encontrado una mujer que cobre menos que un hombre por exactamente el mismo trabajo y la misma antigüedad. Y les invito a que se pregunten, a que cuestionen el dilema y en caso afirmativo, pongan nombre y apellidos sobre la mesa. No vaya a ser el archiconocido «Ricky Martín en el armario», que todo Dios decía haber visto….

Vuelvan a mirar. La izquierda es especialista. Se dio cuenta hace tiempo, que a la sociedad española, salvo cataclismo nuclear económico, es fácil o presumiblemente fácil manejar a modo de cuña publicitaria sostenida en el tiempo. Inventa un problema, que dicho problema recaiga en una determinada capa de la población y levanta tú la bandera acompañado al unísono de toda la oligarquía mediática que seas capaz de manejar. Y en España, amigos míos, en creación, puesta en marcha y en domesticar lo ajeno comunicativamente y vía subvenciones, la izquierda es un «hacha». Si además le añades paralelamente el nacimiento de chiringuitos de los que viven miles de paniaguados y que a golpe de WhatsApp, te mueven la calle…

El centro, llámese Ciudadanos y el «nuevo centro», antes centro derecha y en su origen, «derecha», Partido Popular, descansan su cabeza en el alfeizar de la ventana, con la mirada perdida al cielo infinito. Ni se enteran.

Y entre que no se enteran y que tratan de marcar distancias con Vox, que sí ve la jugada de lejos y ve la comunicación como algo vital, pues tragan con todos los mantras de la izquierda que maneja a su antojo el discurso a imponer y la agenda sobre lo que la ciudadanía debe de pensar en el contexto actual y venidero.

Nos saltamos algo fundamental como es que la ley protege a las mujeres y condena de manera severa a quien fomente y ejecute la desigualdad entre sexos, pero ya saben, «que la verdad no te estropee un titular», y el titular es seguir creando un discurso inconsistente que nos vamos tragando sin rechistar, sin dar esa batalla cultural, que miren ustedes, no es para que gane «tal o pascual», sino el sentido común, la lógica, los hechos probados, y no la propaganda al servicio de una causa que no representa el interés general. Dicho interés, nunca se apoyaría en la mentira, en la manipulación de masas.

Día de la «Igualdad Salarial», otra mentira más
Comentarios