sábado 21/5/22

"Jerez first"

Los nuevos dimes y diretes entre el Gobierno local y Ganemos, mientras deshojan la margarita del tripartito, no encajan en este titular

"Jerez first"

Los nuevos dimes y diretes entre el Gobierno local y Ganemos, mientras deshojan la margarita del tripartito, no encajan en este titular

Ser lo primero no es comprar y contratar solo lo americano como defiende el señor Trump. Ser lo primero es situar el interés general por encima del personal

Como era de esperar de un multimillonario malcriado, acostumbrado a decir lo que piensa desde su posición de poder, sin que nadie hasta ahora le haya tosido a su alrededor, en un mundo marcado por el materialismo, el discurso del nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha dejado un solo titular en las portadas de la prensa con un único mensaje: “América primero”.

Tres breves párrafos han servido para dejar claro que significa para el señor Trump tan contundente afirmación, pues es cierto, que dependiendo de quién venga y de cómo se diga, tiene múltiples interpretaciones. En este caso su discurso proteccionista y nacionalista deja despejada cualquier duda sobre sus intenciones. El resto del mundo no importa.

En resumidas cuentas, estas son sus dos reglas, como el mismo se encargó de trasladar ayer: hay que comprar americano y contratar americanos. Fáciles de entender y difíciles de aplicar en un mundo globalizado en el que se debe velar por el interés general, pues no hay que olvidar que si al mundo le va bien a Estados Unidos le irá mejor. Pretender proteger a su país con un mensaje tan fácil y egoísta parece un error en pleno siglo XXI aunque será el tiempo el que se encargue de decir si efectivamente se equivocó en su discurso de investidura o si fue la jugada perfecta en un momento de descanto hacia la clase política.

Es digno de alabar que para el nuevo presidente de Estados Unidos su país sea lo primero, lo que no está tan bien es que el resto del planeta no cuente. Cuando situamos lo que más queremos en el primer lugar debemos ser conscientes que para protegerlo necesitamos siempre la ayuda de los demás y que, para ello, no hay primeros, ni segundos ni terceros, debe haber un equipo en el que uno se encargue de dirigir el partido, sin perder de vista que necesita al resto, le guste o no le guste.

Esta no es la regla de la que habla el señor Trump, ésta es  la regla de una sociedad avanzada que debe saber anteponer sus intereses personales a los intereses generales pues sólo así se logra el bienestar de todos en un mundo globalizado.

“Jerez primero”

Al escuchar el discurso del nuevo presidente y leer la prensa del día tengo que reconocer que lo primero que se me ha venido  a la cabeza ha sido Jerez que, sin duda, debe ser lo primero para el Gobierno local, aplicando la regla de una sociedad avanzada. Es cierto que cualquier político que utilice los tres párrafos que se adjuntan en la imagen en una campaña electoral, tiene muchas probabilidades de sumar votos, el problema es que en cuestión de meses la ciudad quedará aislada y el político, en menos tiempo del esperado, volverá a la oposición.

“America First”

“Desde este día volveremos a ser América primero, América primero”, ha dicho Trump, prometiendo a todos los reunidos que “recuperemos nuestros puestos de trabajo, nuestras fronteras, nuestros sueños”.

“Yo lucharé de nuevo con todo el aliento en mi cuerpo y nunca lo dejaré. América volverá a empezar a ganar de nuevo y ganará como nunca antes”.

"Nosotros seguiremos dos simples reglas: comprar americano y contratar americanos".

Si se aplica con sentido común situar a lo que más quiero en el centro, es una realidad innegable que Jerez tendrá muchas más probabilidades de situarse en el lugar que le corresponde porque tiene potencial de sobra para ello.

Una ciudad como Jerez no puede ser la tercera con más desempleo del país, según el último estudio publicado por el diario Expansión, ni puede ser la séptima localidad que más tarda en pagar a sus proveedores. Jerez tiene que ser lo primero y, para ello, es necesario que se ordene la situación de su Ayuntamiento y, por supuesto, que las administraciones se impliquen en hacer realidad todo lo prometido en los últimos meses.

Prácticamente en el ecuador de la legislatura, la única realidad palpable es que Jerez va a contar con una lluvia de millones procedentes de los Fondos ITI y EDUSI, gestionados por el Gobierno Central y la Junta de Andalucía, aunque de su buen uso dependerá el futuro de una ciudad que no se merece tan dramáticas cifras de desempleo.

El dinero comprometido por la Unión Europea debe servir para que Jerez recupere la confianza de los inversiones y haga de la localidad un lugar envidiable para vivir y disfrutar porque eso significará que los jerezanos tienen empleo.

Para conseguir este objetivo, Jerez debe ser lo primero, eso sí, contando con el apoyo y la ayuda de las administraciones y aprovechándose de las ventajas de vivir en un mundo global. Esperemos también, tras los últimos dimes y diretes del Gobierno local y su principal socio de investidura Ganemos, que ambas formaciones entiendan, mientras siguen deshojando la margarita para conformar el tripartito, que significa: “Jerez primero”.

"Jerez first"