lunes 29/11/21

País Vasco. El precio del silencio

"Amigos míos. No se ha vencido a ETA. Su virus está inoculado en las calles. Hoy, en el País Vasco eres libre, si agachas la cabeza"

País Vasco. El precio del silencio

"Amigos míos. No se ha vencido a ETA. Su virus está inoculado en las calles. Hoy, en el País Vasco eres libre, si agachas la cabeza"

En la vida, hay únicamente dos formas de lograr la paz social. O luchando democráticamente para que nuestro marco de convivencia, el cuál nos hemos dado, englobe a todos, también a aquellos que pretenden socavarla, eso sí, llevando dichos términos a plazas, calles, barrios o bares, justo lo que alarmantemente falla, o bien callando ante estos últimos con lo cual la democracia no es tal, la paz social es una impostura y la farsa se hace omnipresente.

Y esto es lo que pasó y pasa actualmente en Vascongadas. Hay que decirlo muy alto y muy claro. A ETA no se le derrotó. A ETA se le sentó a la mesa para vista su debilidad, ser astuto en colocarse la medalla y vender esa victoria con una mano y con el índice de la otra señalarles a los hoy, bilduetarras el camino para salvar su honor y gloria de falsos gudaris.

Hoy, aún, años después nadan en el no arrepentimiento hacia sus escabrosas masacres, hoy aún nadan en la equidistancia, vuestras víctimas y las nuestras... ¿Las vuestras? Ah, es cierto. Que era una lucha, una guerra que cínicamente llamáis entre mi granítica y fornida nuca y vuestra pistolita de nada.

Amigos míos. No se ha vencido a ETA. Su virus está inoculado en las calles. Hoy, en el País Vasco eres libre, si agachas la cabeza. Por suerte, ya no te disparan, pero te puede caer una piedra si la levantas como le pasó ayer a la diputada de Vox.

Y se ha agachado, y bien la cabeza, en todos los espectros y rincones de la vida social, en ese bello rincón donde el nacionalismo vasco impera con más fuerza si cabe. No les puedes rebatir, no hay discurso. Son hegemonía, y tú estás solo. Los que vendieron esa paz de quita y pon, callan, miran para otro lado. "No alteres la paz", te susurran. "Que tus pensamientos no sean verbalizados públicamente y vivirás en concordia y armonía", piensan.

Bienvenido amigo al show de Truman. Deja que te dirijan la vida. Lo contrario es ser un muerto civil, un chocarse permanentemente contra un frontón de los que allí, abundan.

Afortunadamente, y ante la agresión de ayer, saltaron dos formaciones a solidarizarse con la diputada. Partido Popular y Ciudadanos, baluartes de la memoria colectiva contra el horror que algunos pretenden blanquear.

Del PSOE, ellos, que tantos muertos dejaron en el camino, ni mú. De la extrema izquierda de Podemos, ni mú.

Queda claro de que va el "nuevo feminismo 2.0". Mujer, si eres de centro o derechas, que te den... Queda claras las cada vez más indefensas murallas del constitucionalismo.

País Vasco. El precio del silencio