lunes. 08.08.2022

¡Campeona del Mundo! Carolina Marín lo vuelve a hacer por tercera vez

La joven onubense hace historia al lograr su tercer título, la primera jugadora en la historia en lograr este hito
Badminton Photo
Badminton Photo

¡Campeona del Mundo! Carolina Marín lo vuelve a hacer por tercera vez

La joven onubense hace historia al lograr su tercer título, la primera jugadora en la historia en lograr este hito

¡Qué grande eres Carolina! La primera mujer de la historia que conquista tres mundiales y el oro olímpico, y con tan sólo 25 años. Un ejemplo de que el esfuerzo y el talento llevan hasta lo máximo. Un ejemplo de garra, coraje y lágrimas cada vez que suena su himno, el de todos los españoles.

Badminton Photo

Carolina Marín ha vuelto a escribir una página dorada en la historia no solo del bádminton español y mundial, sino del deporte español. La jugadora onubense ha sumado en la mañana del domingo su tercer título como campeona del mundo, convirtiéndose en la única jugadora de la historia en lograr tres campeonatos del mundo, tras derrotar sin paliativos a la india Pusarla.

Con este nuevo título muchos la consideran ya la mejor jugadora de la historia del bádminton mundial, deporte que históricamente ha sido dominado por jugadores asiáticos.  Carolina Marín ha vuelto a ofrecer una exhibición de técnica, concentración y ese carácter indomable que le han llevado a lo más alto de este deporte.

A pesar de que el primer set fue dominado por la jugadora india desde el inicio, la joven andaluza le dio la vuelta en la recta final y colocó el marcador a su favor. A partir de ahí Pusarla se vino abajo y Carolina Marín no tuvo piedad (21-19 y 21-10). De nuevo, por tercera vez consecutiva, campeona del mundo.

Carolina, supone la esperanza para muchas personas que aman el deporte. Decir Carolina Marín significa decir victoria, significa decir esfuerzo, y significa decir España. En la actualidad, y desde hace lamentablemente (por tardío en suceder), poco años, junto a deportistas de élite como Mireia Belmonte, suponen un espaldarazo para el fomento y la difusión del deporte femenino, y su camino hacia la igualdad en repercusión en los medios de comunicación. El orgullo de los éxitos de nuestros deportistas no debe medirse por los genitales, sino por el esfuerzo y el talento, y en este país nos sobra de eso.

Tan importante es como un triunfador masculino en un deporte como un triunfo femenino. Lo importante no es que se llame masculino o femenino. Es deporte. Y las féminas están tan preparadas para hacernos vibrar como los hombres, y así lo llevan haciendo años y años.

Tanto las instituciones públicas como los medios de comunicación, debemos ser también protagonistas para reducir la diferencia existente para igualar al hombre y la mujer en el deporte. Tenemos mucha culpa en solo dar la visión o de hacerlo en mayor medida al masculino. Esto debe cambiar, y de hecho ya se está produciendo el cambio.

En mi etapa como deportista nunca hice diferencias entre chicos y chicas. No podía hacerla. Vibro igualmente viendo a Pau Gasol machacando como viendo a Amaya Valdemoro clavando un triple. Vibro igualmente y con orgullo como español, disfrutando de los éxitos de Rafael Nadal, como a su vez con Garbiñe Muguruza, Carolina Marín, Mireia Belmonte, Ruth Beitia, Alba Torrens, Lidia Valentín,... Paro porque no podría nombrar a todas las geniales deportistas del país.

Como padre de dos niñas, la imagen de Carolina Marín supone mucho, y no por pensar en que es el ejemplo de que con esfuerzo puedan llegar a hacer algo grande en el deporte, sino porque lo pueden lograr hacer en la vida. Es el ejemplo, junto a otras muchas que lo son ahora, y otras muchísimas que lo fueron ya antes, de que se puede conseguir alcanzar metas importantes con trabajo, sacrificio y una pizca de talento. Algo que nos sobra en España. ¡Vamos Carolina! Gracias por tu victoria, la deportiva, y la silenciosa.

¡Campeona del Mundo! Carolina Marín lo vuelve a hacer por tercera vez
Comentarios