miércoles 21/4/21

El caso “Holcim” y el día de la marmota

Javier Álvarez: "O entendemos que el futuro de Jerez pasa por el mantenimiento de empresas o el caso 'Holcim' se repetirá en el futuro"

Esta semana hemos conocido la triste noticia de que la dirección de la empresa Lafarge-Holcim iniciaba la tramitación de un expediente de regulación de empleo (ERE) en su factoría de Jerez de la Frontera, fábrica que da trabajo directo a ochenta personas e indirecto a unas trescientas además de aportar una cifra de negocio en torno a lo 14 M. de Euros anuales.

El Gobierno municipal de nuestra Ciudad, el mismo que no hace mucho decidió aumentar la presión fiscal sobre más de mil unidades de negocio con sede en el término municipal de Jerez, subiéndoles el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), ha solicitado mantener una reunión con la dirección de la empresa para ofrecerles colaboración...a buenas horas.

Sería una simplificación y un error por mi parte establecer una relación de causalidad directa entre el incremento del IAE y el ERE de Holcim, de hecho la empresa ha argumentado causas productivas y organizativas así como un exceso de producción y caída de la demanda para justificar su decisión empresarial, pero está claro que incrementar la presión fiscal sobre las pocas empresas que aún subsisten en el término municipal de Jerez no ayuda a su sostenibilidad en nuestro municipio ni lo hacen competitivo frente a las innumerables alternativas que ofrece nuestro mundo globalizado.

Este hecho, relevante sin duda, sí debe servir para hacernos reflexionar sobre cuál debe ser el papel del Ayuntamiento (la “empresa” más grande y endeudada de Jerez con sus 2.000 empleados y 1.000 M. de € de deuda, en números redondos) en la dinamización del tejido industrial de Jerez y el modelo económico de nuestra Ciudad para los próximos años.

Que la gestión pública de las empresas municipales no funciona no es una opinión, es un hecho, ahí están las cuentas de la inmensa mayoría de empresas públicas de titularidad municipal, con CIRJESA (Circuito de Jerez) o COMUJESA, ese cajón de sastre (o desastre) que aglutina los autobuses urbanos y la ayuda a domicilio, deficitarias año tras año y que pone en peligro su viabilidad futura si no fuera por las inyecciones de dinero público que las mantienen aún con vida pero que contribuyen a aumentar, cada vez más, la deuda a largo plazo de nuestro Consistorio y, por consiguiente, a complicar la viabilidad de Jerez como Ciudad y como proyecto de futuro.

Que el papel de empresario no le queda bien al Gobierno municipal es otro hecho, ¿cuántos proyectos de todos los anunciados se han llevado a cabo en los últimos años?.

Teniendo en cuenta lo anterior parece claro que el futuro de Jerez pasa por una combinación de la iniciativa privada con el correspondiente apoyo público que facilite su implantación y desarrollo en nuestro extenso término municipal, una de las fortalezas de nuestra Ciudad para competir con otros municipios.  Surge entonces la primera pregunta, ¿cuál debe ser el papel del Ayuntamiento en todo esto?, pues, en mi humilde opinión, el Ayuntamiento debería centrar sus esfuerzos en las siguientes cuestiones:

  • Dar el máximo de facilidades a las empresas que quieran establecerse en el término municipal de Jerez. Se me viene a la memoria la propuesta que realizó Ciudadanos en su programa electoral sobre la creación de una oficina, un equipo de excelencia empresarial multidisciplinar formado por personal del Ayuntamiento cuya finalidad exclusiva y principal fuese la atención, asesoramiento, facilitación y realización de todos los trámites necesarios para cualquier emprendedor que quiera iniciar un negocio con el objetivo de darle todo tipo de facilidades y reducir los plazos y las complicaciones al máximo. Con un objetivo claro, ambicioso y conseguible: Jerez debería ser la ciudad española donde más fácil y rápido pueda establecerse una empresa.
  • Como en cualquier gran empresa el Ayuntamiento debería constituir un equipo comercial encargado de “vender” todas las posibilidades de nuestro municipio a España y al mundo:

    1. Realizando un catálogo detallado de terrenos e inmuebles disponibles.
    2. Definiendo con claridad todas las ventajas y fortalezas de establecer y desarrollar un proyecto empresarial en nuestro término municipal.
    3. Diseñando e implementando una página web de carácter exclusivamente comercial, en varios idiomas, por supuesto castellano e inglés como mínimo, para presentar de manera atractiva e intuitiva toda la información, siempre actualizada, de los puntos anteriores y que sirva como puerta de entrada para futuros inversores.
    4. Estableciendo una colaboración directa y dinámica con la Cámara de Comercio jerezana cuya labor habría que apoyar y potenciar en la medida de lo posible como se hace en muchas ciudades importantes del mundo donde la Cámaras de Comercio o figuras análogas son el motor económico y empresarial de las ciudades.

En fin, son solo algunas ideas que tratan de demostrar que la labor del Ayuntamiento debe cambiar de manera radical para dejar de ser un lastre y un freno de nuestra economía y convertirse en uno de los motores y dinamizadores del desarrollo económico de nuestra Ciudad.

Jerez tiene potencial, Jerez tiene futuro, pero mucho tiene que cambiar, o se hacen  cosas diferentes, o se reinterpreta el papel del Ayuntamiento y su misión, o entendemos que el futuro de Jerez pasa por el mantenimiento y la atracción de empresas privadas o el caso “Holcim” no será más que uno entre los numerosos disgustos habidos y por haber y continuaremos en el permanente día de la marmota en el que, desde hace años, vive nuestra Ciudad mientras se desangra lentamente.

El caso “Holcim” y el día de la marmota