viernes 3/12/21

En busca del tiempo perdido

Javier Álvarez: "Más de 2 años de tiempo perdido, de discusiones, más de 6 meses de paralizaciones, en los que, no sólo no se avanzó nada"
Jesús Catalán para elMIRA.es
Jesús Catalán para elMIRA.es

He querido titular este breve artículo de opinión como la novela de Marcel Proust, una de las más citadas y menos leídas de la historia, para referirme al caso del asfaltado del eje Corredera-Esteve en Jerez.

El 1 de noviembre de 2018, en este mismo medio, aparecía una noticia titulada Ciudadanos Jerez propone una alternativa al proyecto inicial de asfaltado, en la que aparecía una foto de la reunión que habían mantenido dos de nuestros concejales con el Delegado de Urbanismo. Pues bien, la medida propuesta por Ciudadanos hace ya más de dos años fue exactamente la que ahora se va adoptar, la solución mixta de bandas de rodadura y adoquinado, la más sensata, la más equilibrada entre funcionalidad, estética e historia, la alternativa que indicaba el sentido común.

Más de dos años de tiempo perdido, de discusiones, de conflictos, más de seis meses de paralizaciones, en los que, no sólo no se avanzó nada, si no que se ha causado un daño irreparable a comerciantes y vecinos de la zona.

Comercios cerrados, otros que se han trasladado a otras zonas abundando, más si cabe, en la lenta agonía de nuestro centro histórico, empleos perdidos y un largo etcétera de consecuencias negativas, y todo esto, ¿por qué?, ¿sólo porque lo propuso un partido de la oposición?, ¿por orgullo?, ¿por no dar el brazo a torcer?, ¿sólo por anteponer la ideología al beneficio de la Ciudad?. Complicado de entender.

¿Quién repone ahora los daños causados? ¿Quién auxilia y compensa los perjuicios?...demasiado tarde, el daño ya está hecho, un daño real, con nombres y apellidos, con dramas personales y familiares, porque para un pequeño comercio no poder levantar sus persianas en sesenta días puede ser la condena definitiva y más en un año tan duro como 2.020, porque las dificultades en la movilidad perjudican a todos, vecinos y comerciantes, en definitiva, personas, sujetos de obligaciones y derechos, todos somos ciudadanos.

Ya está bien, espero que sirva de lección, las medidas y las propuestas para Jerez son buenas o malas no en función de quién las propone si no en función de que mejoren o no la vida de sus habitantes, éste y no otro debería ser el primer mandamiento de la política municipal.

En busca del tiempo perdido