jueves 24/6/21

IV parte de la batalla de Madrid

Isabel Díaz Ayuso podría estar cerca de alcanzar su "tan ansiada" mayoría absoluta
Isabel Díaz Ayuso
Isabel Díaz Ayuso

A las 00.00 horas de la medianoche que va entre el miércoles 28 y el jueves 29 de abril entró en vigor la prohibición de publicar encuestas electorales.

Por consiguiente es un buen momento para realizar balance con los últimos datos demoscópicos conocidos antes de que se celebren las decisivas elecciones en la Comunidad Autónoma de Madrid que pueden y creo que van a marcar la agenda política nacional de los próximos meses en función de los resultados que arrojen las urnas.

En esta ocasión, de igual manera que en el artículo anterior, voy a utilizar la encuesta que ha publicado “El Independiente” y que realiza un promedio entre las encuestas encargadas y publicadas por los principales medios informativos nacionales.

Según esta encuesta promedio, estos serían los resultados:

  • El Partido Popular, es decir, la señora Ayuso, ya que as siglas PP prácticamente han desaparecido de la campaña, obtendría un 41,35% de votos lo que le otorgaría 60 escaños, un gran resultado que duplica el de las anteriores elecciones pero insuficiente para alcanzar la mayoría absoluta que se sitúa en un número tan sugestivo como el 69.
  • El Partido Socialista Obrero Español, el PSOE de toda la vida, con su candidato el señor Gabilondo, opacado por el señor Sánchez hasta que las encuestas le dieron la espalda y el señor Sánchez decidió dejar solo ante el peligro, a lo Gary Cooper, y abandonado a su suerte al señor Gabilondo, obtendría 21,83% de votos y 31 escaños, la mitad que su adversario y, sin embargo, socio en el bipartidismo.
  • Más Madrid, con su candidata Mónica García, la líder emergente e inesperada de la nueva izquierda madrileña, obtendría un gran resultado con un 15,52% de los votos y 22 escaños.
  • Podemos, con su histriónico candidato Pablo Iglesias a la cabeza, no conseguiría ninguno de los objetivos marcados y se quedaría con un 7,32% de votos y sólo 10 escaños.
  • Vox, en una campaña muy complicada para ellos donde les resultaba muy difícil diferenciarse de su principal competidor, Ayuso, perdón, el PP, parece que finalmente consigue encontrar su nicho de mercado y obtendría un 9,18% de votos y 13 escaños.
  • Ciudadanos, encabezado por Edmundo Bal, un buen candidato que comenzó la campaña de manera errática (madrileños por Edmundo) pero que  ha realizado una gran segunda mitad de campaña, con propuestas, argumentos y llamadas a la tan necesaria moderación, en el peor entorno posible, en el más desfavorable, no alcanzaría el objetivo del 5% de los votos y se quedaría en un paupérrimo 3,73% y, por consiguiente, sin representación en el parlamento madrileño.

Y todo ello a pesar de que en los últimos días parece que varios medios informativos, encabezados por “El Español” pero secundados posteriormente por otros diarios de difusión nacional, han querido intentar salvarlo. Probablemente sea demasiado tarde, no se puede subsanar en unos pocos días el daño infligido durante meses a la formación naranja.

Estos son los datos de las últimas encuestas pero hay, en mi humilde opinión, algo más llamativo que todos ellos, y son las líneas de tendencia. Y, en la mayoría de las encuestas que conforman el estudio anteriormente mencionado, lo que indican las líneas de tendencia claramente es que, a medida que nos acercamos a la fecha de votación, la polarización va en un aumento y el voto pragmático, el voto útil, se impone, lo que podría terminar por agudizar o agravar el resultado de los participantes.

Si las tendencias observadas se mantienen:

  • La señora Ayuso podría estar cerca, o incluso, alcanzar su tan ansiada mayoría absoluta.
  • Esto implicaría, probablemente, que Vox, incluso Ciudadanos, empeorasen sus opciones.
  • El PSOE continuaría su desplome, prácticamente en caída libre y Mas Madrid le pisaría los talones, no descartándose por completo un sorpasso aunque es poco probable y, seguramente, le habría hecho falta una semana más de campaña y de viento a favor para conseguirlo.
  • Podemos empeoraría sus resultados, en beneficio de Más Madrid, lo que probablemente (y afortunadamente) puede suponer el fin de la carrera política de Pablo Iglesias, al que seguramente y gracias a sus dotes interpretativas le veremos en breve en nuevas facetas artísticas.
  • Ciudadanos, y lo que es mucho más triste, el centro político, quedaría herido de muerte, algo que, tarde o temprano, terminaremos por lamentar en un país cada vez más dividido, polarizado y enfrentado.

Pero todo esto no dejan de ser especulaciones, el próximo martes 4 de mayo se acabarán las conjeturas y se impondrán los hechos, aún queda algo de margen para las sorpresas y los milagros, pero, estos últimos, no abundan.

 A partir de ahí, comenzarán las consecuencias, consecuencias que se extenderán a la política nacional y tendrán una repercusión directa también en algunos gobiernos regionales, pero su análisis será objeto de otro artículo de opinión, ahora no toca.

IV parte de la batalla de Madrid