miércoles 21/4/21

Obscenidad o gestión

El Ayuntamiento de Jerez considera una “obscenidad” que la Junta de Andalucía vaya a cerrar el 2020 con un superávit de 850 millones de Euros

El sábado 30 de enero salían a la luz pública unas declaraciones del actual gobierno municipal socialista del Ayuntamiento de Jerez considerando una “obscenidad” que la Junta de Andalucía vaya a cerrar el ejercicio 2020, el año de la pandemia, con un superávit en las cuentas de cerca de 850 millones de Euros, y que encima lo ha logrado reduciendo la presión fiscal a los andaluces.

Para los no versados en temas económicos superávit significa que el gobierno formado por Cs y el PP y que gestiona los recursos de la Junta de Andalucía ha recaudado más dinero en 2020 del que ha gastado y, por consiguiente, hay una hucha de 850 Millones de Euros que se podrá destinar en el futuro a atender contingencias y eventualidades como las generadas por la pandemia de la Covid, los terremotos de Granada o cualquiera otra imprevista. Significa, básicamente, que las cosas se han hecho bien, que se han gestionado bien los recursos públicos, que no se ha derrochado ni malgastado el dinero de los contribuyentes, el dinero de todos los que pagamos impuestos, que no somos todos.

Curiosamente, el anterior gobierno socialista, el que dirigía la socialista Susana Díaz, cerró el año 2018 con un déficit en su gestión de 800 millones de Euros, o lo que es lo mismo, gastó más de lo que ingresó, dejó a la comunidad autónoma andaluza sin recursos ni fondo de reserva y endeudó aún más a los andaluces presentes y futuros, eso sí es una obscenidad.

Y aquí nos encontramos, como siempre últimamente, en la dicotomía de la gestión vs la demagogia, entre la eficacia vs la ineficiencia, entre la capacidad y la incapacidad para gobernar.

Obsceno es hacer crecer la deuda del Ayuntamiento de Jerez, que supera los 1.000 millones de euros, lastrando el presente y futuro de la ciudad y sus habitantes por falta de capacidad de gestión.

Obsceno es tener la casi totalidad de empresas públicas municipales al borde de la quiebra.

Obsceno es pagar a los proveedores del Ayuntamiento, la mayoría pequeñas empresas, en un plazo superior a un año cuando, por Ley, el plazo máximo de pago debería ser de un mes.

Obsceno es aumentar la presión fiscal a las empresas de Jerez siendo una ciudad con un 30% de paro.

Obsceno es tener las obras del eje Esteve-Corredera paralizadas durante meses para por fin adoptar una solución (la de combinar adoquinado con bandas de rodadura) que ya les propuso Ciudadanos desde el principio, situación que ha llevado a muchos comercios a una situación económica más que complicada.

Obsceno es vender humo, anunciar proyecto en prensa que nunca llegan a ver la luz y así un largo etcétera.

Obscenos son los casos Ollero, Malaya, el caso de los ERE fraudulentos, Invercaria, Cursos de Formación, etc. Que suman cientos de millones de € de los andaluces que han sido defraudados por sus gestores políticos, eso sí es obsceno.

Obtener un superávit en la gestión es sencillamente la primera obligación y uno de los indicadores fundamentales de una buena gestión, tanto si se trata de una economía familiar, de una empresa y con mucha más razón cuando se gestionan recursos públicos. Es el primer paso para el ahorro, para no depender de manera desesperada de las ayudas de la UE y de las condiciones que nos quieran imponer, para poder mantener tu independencia y actuar con libertad, para poder atender las eventualidades del futuro y garantizar la inversión y la pervivencia económica de una región y de sus habitantes. Bienvenido sea el superávit.

Obscenidad o gestión