miércoles 19/1/22

El coronavirus y los políticos

El andaluz Juanma Coronil muestra su visión de cómo se percibe la crisis del Coronavirus desde Reino Unido

El coronavirus y los políticos

El andaluz Juanma Coronil muestra su visión de cómo se percibe la crisis del Coronavirus desde Reino Unido

Desde Pérfida Albión, fría y castigada por las inundaciones y los Fuertes vientos desde hace un mes justo, veo que el coronavirus se acerca sigilosamente; va atrapando a la gente en los países de nuestro entorno y a pasitos cortitos pero avanzados, vemos en las noticias cómo viene hacia nosotros pero, tranquilidad, “España está preparada suficientemente para esta crisis” ¿Les suena?.

¿Donde habré yo escuchado esto antes?

No seré yo el que juzgue a los personajes de esta historia, el tiempo los ha puesto o pondrá por sus errores o aciertos en su lugar. Sin embargo, quiero centrarme en el papel de nuestros gobernantes en tiempos de crisis.

El presidente Zapatero dijo justo al comienzo de la crisis económica de 2008, que la economía española 'no estaba en crisis' y que gozaba 'de buenos fundamentos'. ¿Garrafal error de previsión por parte de los millones de personas que trabajaban en el gobierno, o que rallaban de un optimismo extremo que rallaba lo utópico? Pues al final, ¡nos la pegamos!

Otra frase histórica en momentos críticos, fue de otro presidente, el señor Rajoy, que en aquella época era portavoz del gobierno de Aznar y calificó la catástrofe del Prestige de 2002 diciendo que 'del barco salen unos pequeños hilillos de plastilina'. Otra negada de la mayor que todavía las costas de España, Portugal y Francia están pagando.

Ahora, el Ministro de Sanidad, el señor Illa, ya que a nuestro presidente ni se le ve ni se le espera, ha afirmado que en España, 'Estamos preparados' para afrontar el coronavirus dichoso. ¡Tiemblo!

Quizás, la manida estrategia de minimizar el problema y no hablar claro a la población o al menos prevenirla para que no nos coja por sorpresa, es hora de cambiarla. No voy a ser Pedro e inventarme la historia de que viene el lobo a por nosotros para saciar mi mente aburrida. No es mi intención la de alarmar o decir que el Covid-19 es el fin de nuestros días pero si es bueno estar preparados para un chaparrón inesperado o una borrasca del que no tenemos ni un paraguas y del que desconocemos qué efectos tendrá a largo plazo.

Hoy ese aguacero salpicó Italia y se han puesto pueblos en cuarentena, suspendido festivales tan importantes como el carnaval de Venecia o cerrar al público Iglesias como el Duomo de Milán. Allí he leído que han subido precios de bienes esenciales como gel o jabón de manos hasta el 600% o incluso supermercados se han quedado sin existencias o han sido asaltados.

La OMS ha calificado de pandemia el caso del coronavirus.

Se llama pandemia a la propagación mundial de una nueva enfermedad. Por ejemplo, se produce una pandemia de gripe cuando surge un nuevo virus gripal que se propaga por el mundo y la mayoría de las personas no tienen inmunidad contra él.

En mi Pérfida Albión, salida ya del rebufo europeo y el guión escrito desde Bruselas para esta gestión de crisis, la alerta sanitaria para contagios entre personas dentro del país, ha sido activada semanas atrás y se han hecho campanas en Redes Sociales y Medios de comunicación.

Los síntomas de esta enfermedad son la temperatura alta, la sensación de ahogamiento y la tos. Si se tienen estos síntomas, no es que tengas el Coronavirus ya que son los síntomas de un resfriado o una gripe pero sí se pide que se llame a un número de urgencias si has tenido contacto con alguien que haya tenido el virus o has viajado a una zona contagiada y padeces esos síntomas. En España ese número es el 112.

Otros consejos que el gobierno británico ha dado son: Cubrirse bien la boca con un pañuelo o la mano cuando tosas o estornudes; tirar mi pañuelo rápidamente a la papelera y lavar las manos a menudo con jabón o producto sanitario si no hay agua e intentaré evitar el contacto con las personas que no se encuentren bien. Por ultimo, no tocaré mis ojos, boca o nariz si mis manos no están limpias. A ver dónde pone ese tiempo a los gestores lo de que parece una nueva crisis global.

El coronavirus y los políticos