miércoles 19/1/22

“EL BLITZ”

¿Qué os imagináis que está pasando en la calle mientras estáis en casa? Yo os cuento

“EL BLITZ”

¿Qué os imagináis que está pasando en la calle mientras estáis en casa? Yo os cuento

Desde Pérfida Albión hoy quiero deciros que no os perdéis nada de esta distopia que nos ha tocado ser protagonistas en la vida real. Gente vaciando supermercados no conformes con acabar con rollos de papel ahora tocan servilletas de cocina y toallitas de bebé; padres sólo teorizando sobre el futuro del virus, gente utilizando litros y litros de gel sanitario por todas partes, mascarillas, estudiantes desmotivados sólo pensando en cuando se acaba el cole…

¿Os suena? Pues imaginaos la psicosis de días y días así sin que nadie de respuestas a tus preguntas.

Viviendo distintas fases

El pasado jueves, me senté en la cama y empecé a asimilar la mucha información que me venía de España y la poca que se daba aquí. Mis pensamientos se fueron muy atrás, a los años de la II Guerra Mundial y empecé a ponerme en la piel de la gente que vivió ‘El Blitz’. Así se llamó al bombardeo Nazi de Inglaterra en 1940 de ciudades importantes como Liverpool, Sheffield o Manchester, además de la capital, Londres.

Esa gente sabía, como nosotros, lo que venía y no podía hacer nada para evitar lo inevitable. La incredulidad me poseía; no era consciente de que estuviéramos esperando a que el enemigo en vez de aplastarnos con bombas, se metiera en nuestros pulmones y nos cambiaran la vida tal como la conocemos.

De la incredulidad, en dos días pasé a la negación. España os dejaba, familia y amigos, aislados en casa por quince días. Por miedo o por chulería barata, pensé que el virus estaba lejos y que a lo mejor no llegaría con tanta virulencia a esta isla perdida bañada por el Mar del Norte, el Mar de Irlanda y el Atlántico.

Ayer me di cuenta que, aunque tarde como dicen los médicos italianos que están en primera fila de la lucha cual legionarios de bata blanca, habéis hecho lo correcto; Hoy, ya resignado a la suerte, mía y de los míos, sólo deseo poder estar en casa, sentirme protegido y pensar que el peligro está ya fuera de casa, sin embargo, yo no puedo hacerlo.

Perdiendo la ventaja que ganaron

Los ‘pérfidos’ gobernantes de Albión empezaron la carrera contra lo inevitable con ventaja a Europa, aconsejando y dando claros mensajes a la población y aprobando leyes económicas para la gente que se quedara en casa aislada sin tener que preocuparse por su sueldo.

Establecieron un plan donde preveían que 1 de cada 5 personas trabajando en el sector público enfermarían, poniendo una cifra de 100.000 muertos como peaje mortal de este maldito COVID-19 porque pensaban que lo mejor era infectar a toda la población ‘sana’; en resumen, llegaron a creer que contagiando a todos y mentalizando a la gente que muchos ‘seres queridos morirían’, Gran Bretaňa adelantaría a todo el mundo ‘por la izquierda’ en la economía mundial al final de esta crisis.

Hoy esa cifra de 100.000, ya van por 250.000 pérdidas estimadas. Duro de asimilar y pensar que en 7 u 8 semanas cuando ‘El Blitz’ caiga, haya una debacle de tan épica por retrasar tanto una decisión, sólo pensando en la economía.

Pinchazo en la teoría del contagio

En plena subida del puerto de montaña, llegó el pinchazo de la teoría del contagio. Recomendaron que la gente que se encontraba mal al principio, se podría quedar en casa por una semana y si tu familiar o niños estaban bien, podrían seguir trabajando o yendo al cole; Hoy ya, todos se deben quedar en casa si alguien enferma en la unidad familiar.

A los mayores sólo les decían que tuvieran cuidado ‘que viene un virus que mata a mayores de 70 y gente con enfermedades importantes’; hoy, que se queden en casa pero que pueden salir sin relacionarse con nadie y evitar las horas punta del supermercado. Al que haga deporte que se aparte de la gente y al que quiera a un pub que lo “evite” pero los pubs estarán abiertos.

En resumen, incoherencia total. Eso sí, 343 billones para reflotar la economía ya están aprobados.

Orgullo de presumir de país

Os digo a todos que os echo de menos y que estoy orgulloso de todos vosotros en este momento duro para todos.

No hay una perspectiva clara de lo que pasará después de este inesperado revés de la historia, pero como después de ‘El Blitz’, nos recuperaremos y lo haremos más fuertes como nación. Estáis haciendo lo correcto. Hoy toca apretar los dientes; yo, a seguir trabajando como buen emigrante trabajador español y vosotros en casa haciéndolo tan bien como os veo por Twitter, por la tele o Instagram. ¡Estáis dando ejemplo al mundo!

Nadie sabe qué pasara aquí mañana, pero vosotros ya habéis hecho lo mejor. Protegerse del ‘bicho’ y resguardar a los que, como dijo Pedro Sánchez, ‘nos lo dieron todo’ en generaciones pasadas y a los que hoy no les podemos fallar, nuestros padres, abuelos y bisabuelos.

Esperemos que, como mi sabio amigo Lolo Páez dijo ayer en un grupo de whatsapp, “Ojalá, ésta sea la única guerra que conozcamos y que la ganemos” hermanos y hermanas.

“EL BLITZ”