El Xerez CD – Algeciras CF se jugará en La Granja

El club xerecista cambia de escenario como local con motivo de la resiembra del estadio municipal de La Juventud

Comienza la resiembra en el estadio de La Juventud, lugar habitual donde el Xerez CD disputa sus partidos como local en esta temporada 2018-2019. Por ello, el club ha elegido como escenario el estadio de La Granja para la disputa del próximo encuentro liguero como local ante el Algeciras CF.

La cita esta marcada para el próximo domingo 9 de diciembre a las 17:00 de la tarde. El club ha creído conveniente que las instalaciones de La Granja son el mejor escenario para acobijarse mientras es resembrado el césped de La Juventud -que buena falta le hacía-.

Los aficionados xerecistas no tendrán que desplazarse lejos de la ciudad para ver jugar a su equipo como local, algo que fue tónica habitual en la pasada temporada. Otro de los motivos de la elección de La Granja es que el equipo se ejercita durante la semana en estas mismas instalaciones, a excepción del viernes, que suele hacerlo en Picadueñas.

Los xerecistas volverán a jugar como local en La Granja después de cuatro años. En la 2014/2015 el Xerez CD se asentó en estas instalaciones municipales tras el descenso administrativo a Tercera División y el consiguiente destierro del estadio de Chapín.

Nuevamente, en Tercera División y con un panorama algo diferente, los azulinos tendrán la oportunidad de alejar los malos recuerdos de aquella temporada, cuando el equipo descendió a Primera Andaluza.

En principio, la resiembra coincide con tres partidos en los que el Xerez CD ejerciendo como local deberá buscar un nuevo escenario. La primera cita ante el Algeciras ya está fijada en La Granja y lo normal sería que los partidos ante el Ciudad de Lucena y Coria también se disputen en este mismo espacio.

Antes de todo ello, el Xerez CD visita este jueves 6 de diciembre al CD Guadalcacín en el Fernández Marchan, donde ambos equipos disputarán un derbi jerezano marcado por las numerosas bajas del conjunto xerecista y la delicada situación clasificatoria de los guadalcacileños.