martes. 16.08.2022

Condenan por robarle las joyas a su suegra a un alto cargo de Susana Díaz

El secretario general de Justicia ha presentado su dimisión tras conocer el gobierno andaluz el caso
Eugenio Pizarro, en una imagen como profesor del Departamento de Derecho Privado de la Universidad Pablo de Olavide
Eugenio Pizarro, en una imagen como profesor del Departamento de Derecho Privado de la Universidad Pablo de Olavide

Condenan por robarle las joyas a su suegra a un alto cargo de Susana Díaz

El secretario general de Justicia ha presentado su dimisión tras conocer el gobierno andaluz el caso

Eugenio Pizarro Moreno, natural de Alcalá de los Gazules y número tres de la Consejería de Justicia de Andalucía, tendrá que pagar una indemnización de 4.900 euros tras robar varias joyas a su suegra, que posteriormente vendió en una tienda de oro. Aunque no cumplirá condena, en su historial constará una condena a un año de cárcel, tal y como adelanta la periodista Laura Garófano en El Mundo.

Eugenio Pizarro, en una imagen como profesor del Departamento de Derecho Privado de la Universidad Pablo de Olavide

El autor de los hechos fue enjuiciado por el Juzgado de lo Penal de Cádiz por un delito continuado de robo con fuerza al haber sustraído joyas, valoradas en varios miles de euros, de la caja fuerte de su suegra.

El alto cargo sustrajo joyas de su propio domicilio y del de su suegra, ambos en la capital gaditana, colindantes y comunicados a través de un pasillo. Después del robo, y como supuesta víctima, Eugenio Pizarro denunció en la Policía Nacional la desaparición, algo que ha confirmado la Fiscalía en la información facilitada por El Mundo.

Estos hechos tuvieron lugar antes de que el secretario general de Justicia fuese nombrado como número 3 de Rosa Aguilar el pasado mes de enero. Pero Pizarro no informó a la consejera Aguilar, tal y como reconoce la Consejería de Justicia a El Mundo. Además, tras pedirle explicaciones, el secretario general de Justicia ha presentado su dimisión.

El 7 de mayo de 2017 fue cuando Eugenio Pizarro denunció la desaparición de las joyas en la Comisaria de la Policía Nacional. En su nombre, y en representación de su suegra, denunciaba la sustracción de las joyas de las cajas fuertes de las viviendas de ambos. Como en cualquier denuncia, fue informado de su obligación legal de decir la verdad.

El pasado martes 26 de junio tuvo lugar la vista entre las partes, alcanzándose un acuerdo de conformidad entre la abogada defensora del ex secretario general y la Fiscalía, que pedía cuatro años de prisión, como detallan fuentes judiciales a El Mundo.

Sin embargo, tras reconocer los hechos Pizarro, y abonar 4.940 euros en concepto de responsabilidad civil y reparación del daño causado, y al carecer de antecedentes, se ha reducido la pena a un año de prisión, que no cumplirá al ser suspendida. El importe que pagará servirá para indemnizar a su suegra por lo sucedido y en concreto por las joyas que no ha podido recuperar.

La clave: la escasa colaboración de Eugenio Pizarro

La esposa de Eugenio Pizarro facilitó la información de las joyas sustraídas en la casa de su madre, mientras que el ex secretario general no facilitó ningún dato, algo que le delató. La Policía sospechó de su actitud poco colaboradora, como asegura en su artículo la periodista Laura Garófano.

A la caja fuerte donde se guardaban las joyas robadas se accedía con una llave y conociendo la clave, algo que Pizarro sabía por mor de una confianza mutua. Tras esto la Policía comenzó a investigar y visitó, en el marco de todas las pesquisas, varios establecimientos de compra venta de oro. Al identificar varias de las joyas sustraidas y solicitar los datos al vendedor, apareció como autor de las ventas Eugenio Pizarro.

El secretario de Justicia de la Consejería de Justicia acudió a dos establecimientos localizados en la capital gaditana. La primera venta tuvo lugar el 17 de mayo, y la segunda, el día 27, en un establecimiento situado en la misma avenida de Cádiz. Poco después, y según aseguran las mismas fuentes a El Mundo, su suegra identificó las joyas y declaró que no le había dado permiso a su yerno para venderlas, contradiciendo lo declarado por Pizarro.

La mujer, en su declaración, añadió que tras la la desaparición de las joyas, su yerno le hizo firmar un papel y que ella lo firmó sin saber qué era. En la denuncia realizada por Pizarro, insistió a la Policía Nacional para que investigara «si las piezas se ponían en venta en alguna casa de empeño o de subastas», un hecho que al final tuvo lugar, puesto que lo hizo él mismo días más tarde.

Con estos datos, y como relata Laura Garófano, la investigación dio un giro inesperado: el secretario general de Justicia acabó acusado del presunto delito continuado de robo con fuerza. Al ser informado de sus derechos como acusado y citarle a declarar manifestó que iba a devolver las joyas que todavía obraban en su poder.

Condenan por robarle las joyas a su suegra a un alto cargo de Susana Díaz
Comentarios