jueves 26/5/22

"Andalucía, ejemplo de estabilidad en España"

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, y el vicepresidente, Juan Marín, destacan que el nuevo Gobierno es ejemplo de estabilidad política

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha afirmado que el nuevo Gobierno andaluz es "ejemplo de estabilidad política basada en el consenso, en el diálogo y en el acuerdo", al mismo tiempo que ha aseverado que Andalucía es hoy un ejemplo en España y un modelo a seguir e imitar en otras comunidades autónomas.

"La estabilidad política es hoy por hoy una de las cualidades más valiosas de Andalucía. La estabilidad es hija del acuerdo y la estabilidad de la que goza actualmente Andalucía es fruto de una actitud de diálogo de los dos partidos que conformamos el Gobierno y de nuestro socio parlamentario", ha agregado.

En su comparecencia tras la reunión del Consejo de Gobierno que ha tenido lugar en el Palacio de San Telmo, Moreno ha afirmado que el principal problema que se han encontrado al llegar al Gobierno es la dificultad de Andalucía para converger con la media de España en los principales indicadores macroeconómicos y, especialmente, en el empleo que es el gran drama social y su gran desequilibrio económico.

En este punto, ha lamentado que a pesar de que Andalucía tiene todo lo necesario para ser un motor económico, no termine de romper a la hora de generar empleo estable y oportunidades y ello se debe a la alta fiscalidad que penaliza la inversión, a la maraña burocrática en la que todo aquel que quiere emprender se queda enredado y, en la última década, a una imagen lastrada por la corrupción.

Por ello, ha incidido en que el primer propósito del nuevo Gobierno es cambiar el rumbo de Andalucía y convertirla en un lugar de oportunidades, de crecimiento y de generación de empleo porque avanzar en la necesaria convergencia con el resto de España, sólo puede conseguirse dentro de un marco estable.

Así, ha recordado que se acaba de aprobar el presupuesto más social de la historia de Andalucía y en el que, por primera vez, se recogen enmiendas de todos los grupos políticos y que a finales de octubre se presentará el anteproyecto del Presupuesto de 2020.

El presidente andaluz ha apostillado que tiene como propósito darle una nueva orientación a las políticas que durante estos años han imperado en Andalucía con la puesta en marcha de un plan de simplificación normativa que facilitará la creación de empresas y el empleo y con la aplicación de medidas de regeneración y transparencia nunca antes conocidas.

Confianza y credibilidad

De esta forma, ha indicado que el Gobierno andaluz tiene credibilidad y tiene transparencia y sobre estas dos bases ha sido capaz de generar confianza tal y como lo demuestra la coyuntura económica en estos seis meses.

Como muestra de ello ha destacado que la economía andaluza está creciendo a mayor ritmo que la economía española con un 0,8% intertrimestral en el primer trimestre, que la producción industrial ha crecido de enero a mayo un 2,3% interanual en un contexto de estancamiento en España, que los servicios crecen al 6,9% frente al 5,1% de España o que los viajeros alojados han aumentado un 6,9%, casi el doble que la media nacional que se sitúa en el 3,9%. También ha resaltado que el comercio al por menor ha crecido un 4% interanual frente al 2,8% nacional en los cinco primeros meses del año, que el empleo ha crecido en Andalucía a un ritmo del 3,4% interanual, frente al 2,4% de media nacional y que Andalucía es la comunidad con mayor bajada del paro en el último año, un 8,2%

A ello se suma, que la confianza empresarial está aumentando y que las previsiones apuntan a que el PIB andaluz crecerá este año en torno a un 2,4%, todo ello se traduce en que "la ilusión que ha despertado el cambio en Andalucía está dando sus frutos".

Moreno ha resaltado algunos de los objetivos del próximo curso político entre los que se encuentra la puesta en marcha del Plan de Confianza que sacará del limbo los 8.655 millones de euros existentes entre subvenciones y derechos pendiente a cobro, que pagará las deudas a los ayuntamientos por valor de 30 millones de euros, que devolverá los avales a empresas y que pondrá orden en las demandas y sentencias contra la Junta.

"Al cierre de 2018, la Junta de Andalucía acumulaba 4.665 millones de euros en derechos pendientes de cobro y otros 3.990 millones de euros de subvenciones pendientes de justificar. En total, 8.655 millones de euros que están en el limbo. Una cuarta parte del presupuesto anual de Andalucía. El nuevo Gobierno ha creado un equipo de funcionarios de Hacienda dedicado exclusivamente a analizar la situación de esos fondos y recuperar lo que se pueda", ha apostillado.

Al respecto, ha puntualizado que hay una parte irrecuperable que ronda los 3.400 millones de euros de los que 1.500 corresponden a derechos pendientes de cobro con más de seis años de antigüedad y de los que 1.900 son de libramientos de pago sin justificar que están fuera de plazo. "3.400 millones de euros que se pueden perder por el caos organizativo y la falta de gestión de gobiernos anteriores. Hay que poner orden de una vez por todas. Para esto también era necesario el cambio. Porque a nadie escapa que si no lo hicieron en más de 30 años es porque nunca lo iban a hacer".

El presidente de la Junta ha manifestado que otro riesgo al que nos enfrentamos es la situación política de España que no favorece a Andalucía, ya que esta comunidad necesita que se aborde cuanto antes el nuevo modelo de financiación de las autonomías para acabar con la infrafinanciación que padece y que el grupo de expertos del Parlamento andaluz cifró en al menos 4.000 millones de euros.

En este sentido, ha defendido que Andalucía necesita de una financiación justa que atienda a las necesidades económicas de los andaluces y que cubra los servicios públicos esenciales, ante lo ha que ha indicado que insistirá en mantener un encuentro con el presidente del Gobierno para abordar este asunto.

"Esta comunidad necesita los 400 millones de euros del mes 13 del IVA, que el Gobierno de la Nación no abona con la excusa de la inestabilidad nacional. Y necesita cuanto antes que se desarrolle la planificación energética en España, porque nos estamos jugando inversiones por valor de 17.000 millones de euros en energías renovables en los próximos diez años".

El presidente andaluz, que ha aseverado que el nuevo Gobierno está haciendo Andalucía y está haciendo España desde Andalucía", ha destacado la importancia de que todo el mundo se ponga a trabajar en el mismo sentido para buscar soluciones duraderas y de futuro y la manera de conseguirlo es sobre el acuerdo, con paso firme, abriendo caminos que no tengan que se desandados.

Así, ha incidido en que seis meses después de la llegada del nuevo Gobierno, Andalucía se ha convertido en un ejemplo para España y un modelo a imitar en otras comunidades autónomas. Y muestra de ello es la aprobación del techo de gasto que supone en primer paso para el presupuesto de 2020.

"Andalucía es hoy un ejemplo de estabilidad política basada en el acuerdo. Y nos proponemos seriamente convertirnos también en un ejemplo en el modo de ejercer la política con diálogo y con respeto al adversario. El cambio consiste en gobernar para todos. Así se hace Andalucía, así estamos haciendo Andalucía estos seis meses y así vamos seguir haciéndolo durante toda la legislatura", ha concluido.

Por su parte, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ha recalcado que desde el pasado 22 de enero el Gobierno del Cambio ha llevado a cabo una hoja de ruta clara y definida basada en las 90 medidas fijadas en el acuerdo entre ambas fuerzas políticas. Unas iniciativas, ha afirmado, que se centran en tres objetivos fundamentales: la creación de empleo, recuperar la confianza de los andaluces en la clase política y luchar contra la corrupción y favorecer el Estado de bienestar.

En cuanto a la creación de empleo, ha puesto de relieve unos datos que "llevan al optimismo", como es el que Andalucía lidere la caída interanual del paro en 74.800 personas, por delante de Madrid, o la creación de 103.400 empleos en el último año, el segundo mayor de España (+3,41%), por encima de la media nacional. "Gracias a las medidas que estamos poniendo en marcha, creemos que es posible recuperar la tasa más alta de empleo que se ha registrado en Andalucía, que fue en 2007, cuando se crearon en nuestra comunidad 160.000 empleos", ha subrayado.

Marín, siguiendo las palabras del presidente andaluz, ha hecho hincapié en que las medidas aprobadas en estos seis meses, 327 concretamente, van encaminadas a generar confianza empresarial, riqueza y empleo. Así, ha recordado la puesta en marcha de una reforma fiscal, que incluía iniciativas como la bonificación al 99% del Impuesto de Sucesiones y Donaciones; la bajada de IRPF, que beneficia a 3,7 millones de andaluces, o la reducción del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

También ha destacado la simplificación de trabas administrativas; el apoyo a los autónomos; el programa de incentivos a la contratación de los trabajadores asalariados; la evaluación de las políticas activas de empleo, con nuevas convocatorias de cursos de formación, por valor de 20 millones de euros; la potenciación de los parques tecnológicos para atraer inversiones y el apoyo a los sectores estratégicos, como el turismo y el agroalimentario, "suprimiendo la maraña burocrática y desatascando proyectos que pueden generar empleo. En esta línea –ha añadido–, se han desbloqueado más de 4.300 expedientes de calidad ambiental que estaban atascados, lo que da entrada a inversiones por 6.500 millones de euros y la creación de 90.000 empleos".

Para Juan Marín, el segundo problema de los andaluces ha sido "tradicionalmente" la corrupción. Por eso, otro de los retos del Gobierno de Cambio es "devolver la credibilidad sobre la clase política andaluza a los ciudadanos, cumpliendo con los compromisos adquiridos".

De este modo, ha detallado, en estos seis meses se han llevado a cabo acciones tales como la disolución de 101 entes del sector instrumental, 12 auditorías, la puesta en marcha de la comisión de investigación de la Faffe, la reforma de la ley de aforamiento, la limitación de mandatos, el impulso de la ley de la oficina contra el fraude y de protección del denunciante de casos de corrupción, así como una mayor transparencia con la creación del visor de los presupuestos, "para que los andaluces sepan al detalle en qué gastamos su dinero", ha explicado.

Asimismo, el vicepresidente de la Junta ha puesto en valor otras medidas del nuevo Ejecutivo andaluz de mayor calado social que buscan "mejorar la calidad de vida de los andaluces y recuperar los servicios públicos", desde los planes de choque para reducir las listas de espera en Sanidad y Dependencia, con una inversión de 25,5 y 77 millones de euros, respectivamente, hasta el incremento de la dotación para la subvención de matrículas universitarias (40 millones), pasando por el refuerzo a los juzgados en materia de violencia de género o la devolución de los derechos a los empleados públicos.

"Desde el 1 de abril, 58.249 andaluces que esperaban una cita con su especialista o una intervención quirúrgica han salido de las listas de espera. Y en cuanto a Dependencia, un dato: en 2018, la Junta destinó 67,8 millones al pago de ayudas; el Gobierno del Cambio, entre enero y junio, 225,5 alrededor de un 330% más", ha concretado.

En esta línea, Marín ha puesto igualmente el acento en la reducción, por un lado, de la estructura administrativa en más de un 13% y un 17% de altos cargos y, por otro, de los procesos administrativos, "hasta 1.800 procedimientos que ralentizaban y 872 que están siendo revisados".

Consenso y diálogo

Por otro lado, el vicepresidente ha enfatizado otro de los hitos del Gobierno del Cambio, que fue cumplir en los cien primeros días de mandato "al cien por cien" las 21 medidas acordadas para ese periodo firmadas por las dos formaciones políticas: PP y Ciudadanos. "Cumplimos con lo que nos comprometemos con los andaluces", ha apostillado. A su juicio, el Ejecutivo andaluz ha sido capaz de hacer "la cuadratura del círculo" al aprobar los Presupuestos de 2019, trabajar ya en los de 2020 y, todo ello, "generando confianza y estabilidad en los que hoy ven Andalucía como un referente para crear empleo y riqueza", ha dicho.

"Se ha demostrado que este es un Gobierno sólido, coherente, estable y que, además, gestiona. Hemos sido capaces de hacer lo que parecía imposible, desbloquear todos los órganos de extracción parlamentaria y llegar a acuerdos por unanimidad, lo que demuestra el carácter de consenso y diálogo del Ejecutivo andaluz", ha afirmado. En relación con esto último, Marín ha agradecido a todos los grupos parlamentarios que "hayan sabido entender que era necesario racionalizar" todos estos entes.

En otro orden de cosas, el vicepresidente de la Junta de Andalucía ha lamentado la pésima gestión de los anteriores gobiernos socialistas, que han hecho que se encuentren con situaciones como 762 millones en condenas judiciales –punto en el que ha hecho referencia a que este mismo martes el Consejo de Gobierno ha autorizado el gasto de 164,7 millones para pagar la sentencia del metro de Sevilla– y casi 50.000 procedimientos vivos.

Por último, Juan Marín ha asegurado que este Gobierno del Cambio "va a superar todas las adversidades y, sin descanso, trabajaremos para mejorar las oportunidades en esta tierra, a todos los andaluces".

"Andalucía, ejemplo de estabilidad en España"