domingo. 03.07.2022

Un perro Policía halla joyas y fajos de billetes en un coche

Coco, perro policía, se ha convertido en todo un héroe y fue recompensado por su trabajo tras hallar un importante 'botín' en la provincia de Málaga

El perro es el mejor amigo del hombre. Ayer, hoy y siempre. Tan leal a las duras y a las maduras. Tan fiel a pesar de todos los pesares. Tan de sentimientos puros. Tan de alegría indisimulable. Tan de darlo todo a cambio de nada. Tan colaborador. Tan de lágrima sincera. Tan protector. Tan sentido. Tan saltarín.

Hay perros que han salvado vidas en situaciones in extremis. Perros héroes, perros valientes. Perro que no guardan resentimiento sino todo lo contrario. Hay perros que han servido de peluche servicial para niños, en sus primeros años de vida. Hay perros que han restado -la han hecho desaparecer de un plumazo- la soledad en personas de la tercera edad. Hay perros que se han convertido en compañero de fatigas de mendigos en situaciones muy desfavorables.

Coco es un perro Policía que ha encontrado lo que para él es un premio, pero que para los agentes constituye un gran hallazgo. Un hallazgo escrito con letras mayúsculas. Un hallazgo definitivo que no es poca cosa. ¿De qué hablamos? El alijo se compone por miles de euros y múltiples joyas escondidas en el salpicadero de un coche en Málaga, Andalucía.

El perro halló el 'botín' en la radio

Nada hacía prever un hallazgo de semejante tamaño. Ocurrió todo de manera instantánea. En un santiamén. Prácticamente en un visto y no visto. El perro entra de un salto al habitáculo y de pronto comienza a olfatear. Olfatea y olfatea para señalar la radio del coche. No había duda sobre su señalamiento. Insistía en ese preciso sitio….

La radio, sí. La radio del coche. Coco es recompensado al instante. Parece que todo iba sobre ruedas. Los agentes comienzan a desmontarla. Ya de entrada se extrae una bolsa con joyas -léase muchos relojes, cadenas y pulseras de oro-. La sorpresa se dibuja en el rostro de los agentes. No daban crédito. La operación estaba siendo todo un éxito….

Pero ahí no quedó la cosa porque es a continuación, la Policía extrae el primer fajo de billetes, y así uno tras otro hasta. Varios fajos de billetes hasta contar siete, de diferentes tamaños y tipos: de 20, de 50, de 200… Miles de euros en escondidos en el salpicadero. ¡Miles de euros!

Caletas

Cabe aclarar que estos escondites se denominan caletas: es decir: son unos sofisticados compartimentos ocultos que los narcotraficantes utilizan para transportar droga en los coches sin levantar ningún tipo de sospechas. Es prácticamente imposible levantarlas.

Todo forma parte de un dominio reservado para quienes urden este escondrijo. A ellos se acceden a través de una serie de acciones. Podríamos destacar un ejemplo: colocar el botón de encendido del espejo retrovisor interior en posición ‘on’, seguidamente errar la entrada de aire del copiloto y poner en marcha la radio.

Coco ha dado en la diana. Con acierto pleno. A nadie escape que los narcos no solo esconden la droga o los billetes en coches, también lo hacen en furgonetas -una práctica bastante habitual-, como la que fue hallada por la Guardia Civil, que ocultaba 95 kg de hachís en un doble fondo.

Un perro Policía halla joyas y fajos de billetes en un coche