domingo 22/5/22
FOTO: Paco Sanz

Borriquita, la cofradía de la que siempre fuimos todos

Bulliciosa, alegre, la hermandad en la que los niños se hacen mayores y siguen a Jesús de la Paz

La parroquia de San José, en extramuros, constituye un entorno privilegiado para el inicio de la manifestación de fe que, durante siete días se vive cada año en las estrechas calles de la ciudad más antigua de Occidente.

El sol primaveral de la mañana del mágico Domingo de Ramos se convierte en un aliado de lujo para que las palmas comiencen a brillar camino de la Avenida y en dirección a la Santa Iglesia Catedral.

El acto simbólico de petición de venia es el que marca el tránsito para el resto de las corporaciones penitenciales. Y una vez en la calle la admiración se apodera de niños y mayores par acompañar a esos mismos niños que un día se hicieron mayores en la cofradía carmelitana.

A partir de este momento, nuestra ciudad se convierte en una mágica y salada Jerusalén con música de fiesta y con verdor de olivos y de palmas, acompañantes inseparables de su cortejo de penitencial.

Y detrás del Señor, la guapa de Cádiz. No es calificativo puesto al azar, sino deseado por el pueblo, que siempre es sabio y suele acertar en el meritorio y complicado arte de piropear a las imágenes.

Primero desde la Alameda y ahora desde San José, la cofradía sigue derramando esa misma ternura de siempre por una calles gaditanas que se embelesan con su belleza en la tarde del Domingo de Ramos.

Historia

El día 6 de julio de 1944, siendo obispo de la diócesis Tomás Gutiérrez Díez, se erigió canónicamente en la Parroquia de San José, eligiéndose en cabildo diez días después la primera junta. Realiza su primera estación penitencial en la Semana Santa de 1945 con un único paso.

Hasta 1974, excepto algunos años por circunstancias especiales, realizó su salida procesional desde la Iglesia de San José, en extramuros, recogiéndose en diversos templos del casco antiguo; en 1975 realizó su salida desde la Santa Iglesia Catedral y a partir de 1976 desde la Iglesia Conventual de Nuestra Señora del Carmen. El 22 de noviembre de 1986 se trasladan los titulares a la nueva Capilla, situada en la calle Vea-Murguía.

En 1992 se produce por primera vez el acto de "petición de venia", por el cual la hermandad en nombre de todas Cofradías llama tres veces en el cancel de la Parroquia del Carmen para que se abran las puertas, dando, asimismo, inicio a los desfiles procesionales en la capital gaditana.

En 2006 la corporación solicita, tras la aprobación del cabildo de hermanos, el título de Sacramental, lo cual es aprobado por la autoridad eclesiástica en el mes de junio, participando como tal en la procesión del Corpus Christi de ese año. El 18 de junio de 2016 se aprueba su traslado a la parroquia de San José.

Imágenes

El paso de misterio cuenta con la imagen de Jesús de la Paz montado sobre una pollina, realizada por el imaginero gaditano Miguel Láinez Capote, que es bendecida en diciembre de 1944; posteriormente, es restaurada profundamente en 1978-79 por Francisco Buiza Fernández al encontrarse la imagen apolillada; le acompañan los apóstoles Juan, Pedro y Santiago que se bendicen a la vez que el Cristo, del mismo Láinez, pero que son sustituidas por otras imágenes realizadas por José Pérez Conde en 1982, que añade una mujer hebrea.

María Santísima del Amparo fue adquirida en 1948 en los talleres valencianos de Rafael Peris, aunque no se conoce actualmente al autor material de la talla. Se dice que se emplearon unas manos catalogadas por los expertos como de principios del siglo XVIII para completar la imagen. La Virgen sufre dos restauraciones desde su realización, la primera realizada por Antonio Eslava Rubio, quien la repolicroma, y una segunda de Luis González Rey.

Borriquita, la cofradía de la que siempre fuimos todos