martes 24/5/22

Hondo pesar por la muerte de Manolo Porrúa

Una larga enfermedad se lleva a este emblemático vecino del barrio de San Pedro

Tal que así era conocido en Jerez entero. Como Manolo Porrúa. Aunque en el carnet de identidad y en los censos de varias Hermandades a las que pertenecía aparecieran completos su nombre y apellidos: Manuel Rodríguez Porrúa (en la imagen que ilustra esta información aparece el segundo agachado por la izquierda).

Contaba cincuenta y siete años de edad. Pero su aspecto siempre conservaba el estilo juvenil que jamás abandonó ni tampoco en su interioridad la inocencia de un niño noble que desprendía afecto sincero para con todos.

Vecino “de toda la vida” del barrio de San Pedro y de la Albarizuela. Entre sus calles estaba presente Manolo a diario. Yendo de acá para allá. Como en un recado interminable con paseatas de saludos y abrazos a sus muchos conocidos.

Entre Bizcocheros y Arcos asentó su existencia. Una existencia que dedicó por entero a las Hermandades a las que pertenecía. En todas estaba al día del pago de los recibitos de las cuotas anuales, como él mismo se preocupaba de abonar con puntualidad.

Su muerte, tras larga enfermedad que en realidad ha sido muy corta, ha dejado muy triste a los jerezanos. Sobre todo a los hermanos de sus Hermandades: léanse la Coronación, las Cinco Llagas, Loreto, Santa Marta, Prendimiento…

Precisamente murió un Domingo de Pasión, cuando teóricamente su Señor de la Coronación de Espinas -de cuya primera cuadrilla de hermanos costaleros formó parte- debería haber estado de Solemne Ceremonia de Besapiés. Jornada señalada para todos los cofrades de esta cofradía torera.

Porrúa era querido en todas las Hermandades de Jerez. Y fue siempre una persona muy apreciada por el vecindario del barrio de San Pedro. Muy creyente y comprometido con las enseñanzas de Jesucristo. Un cristiano que predicaba con el ejemplo propio.

Poseía además un alto concepto del valor de la amistad. Las restricciones por todos conocidas a causa de la pandemia del coronavirus ha impedido que toda la multitud de jerezanos que tanto querían al bueno de Porrúa haya podido asistir a sus exequias. Eso sí: guardan dentro de sus corazones el privilegio de haber conocido a una persona tan cercana y tan auténtica.

Hondo pesar por la muerte de Manolo Porrúa