miércoles. 06.07.2022

La Cena más sagrada cada año desde Santo Domingo

Joven hermandad que evoca uno de los pasajes más intensos de la Pasión

La última cena o institución de la eucaristía es representada en la ciudad de Cádiz con gran realismo. Alrededor de una mesa rectangular, sobre la que se distribuye el alimento del pan y del vino, se disponen los discípulos con Judas en visible sensación de haber sido descubierto.

El transcurrir de la hermandad de la Santa Cena por las calles del casco histórico nos envuelve cada Domingo de Ramos en esa sensación de ir tras los pasos de Cristo, de lo que dan buena cuenta sus discípulos.

El enorme y único paso de esta cofradía se mece con suavidad, se mueve bajo una noche eucarística que tiene que romper con la llegada del cortejo al Compás de Santo Domingo, Santuario de la Patrona.

En su barrio, la Sagrada Cena causa esa sensación que se repite cada Miércoles Santo con la cofradía de las Cigarreras, en ese marco incomparable de la Fábrica de Tabacos, reconvertida en Palacio de Congresos.

"Y comiendo uno ellos tomó Jesús el pan y habiendo hecho gracias lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: Tomad y comed todos de él. Y tomando el vaso les dio diciendo: Bebed de él porque esto es mi sangre, la cual es derramada por muchos para la remisión de los pecados".

Sin duda uno de los pasajes bíblicos más célebres y recurrentes en las celebraciones eucaristícas, un pasaje que se evoca con exactitud y sobriedad cada Domingo de Ramos por las calles de Cádiz.

Historia

El primer pilar para la fundación de la Hermandad Sacramental y de Penitencia de la Santa Cena y Nuestra Señora de los Santos y Esperanza se coloca el seis de junio de 1960, gracias al prior de Santo Domingo en aquella fecha, el dominico fray Pablo del Olmo, ya fallecido, y su primer hermano mayor, José Luis Sancho Mejías, quienes adquieren un grupo escultórico que habían quedado depositados en el convento dominico, pensando en fundar una Hermandad de penitencia. Siendo este hecho reafirmado el 13 de abril de 1963 cuando la autoridad eclesiástica la erige canónicamente.

En sus primeros años sólo atendía el culto interno y su labor social, cayendo al poco tiempo en un estancamiento del que pronto se recupera; realizando su primera salida procesional en 1970, sólo el paso de misterio.

La entonces advocada Virgen de los Santos y Esperanza, talla de propiedad particular, sólo procesiona en el año 1977 y lo hace desde un tinglado instalado en la calle Higuera (al no obtener permiso para hacerlo desde Santo Domingo), donde se monta un paso de palio con enseres cedidos por la Archicofradía de la Merced, Cofradía de las Cigarreras, Cofradía de la Borriquita y Archicofradía del Carmen. Desde entonces no ha vuelto a procesionar

En la década de los noventa la Hermandad comienza un engrandecimiento en su patrimonio al decidir realizar nuevas tallas Titulares y para el misterio, al igual que se sustituye el paso procesional por uno más acorde a la estética cofrade.

El 4 de septiembre de 2003 el Cabildo de hermanos decide modificar las advocaciones de los Titulares pasando a denominarse Nuestro Padre Jesús del Milagro en la Sagrada Cena y María Santísima Reina de todos los Santos; cuestión que es aprobada en el primer semestre de 2004 por el Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías y por el Obispado de Cádiz y Ceuta. En dicho Cabildo también se aprueba la inclusión en la vida de la hermandad el culto interno a la Pura y Limpia Madre de Dios, aunque no será hasta el día 6 de marzo de 2008 cuando esto último sea refrendado en el título por la autoridad eclesiástica.

Imágenes

Las primeras imágenes con las que contó la hermandad, que representaban la institución de la Eucaristía, tenían como destino Cuba, pero debido al estallido de la revolución castrista en aquel país se quedaron en nuestra ciudad al ser detenida la expedición, depositándose en el Convento de Santo Domingo (1959-60). Con ellas decide conformarse el misterio de la corporación; fueron realizadas en los talleres de arte religioso de Olot (Gerona), adaptándoles unos cuerpos el escultor gaditano Miguel José Láinez Capote en 1970.

Sin embargo, la hermandad decidió encargar un nuevo grupo escultórico al imaginero gaditano Luis E. González Rey, esculpiéndolo entre los años 1991 y 1994, siendo en 1995 cuando procesiona por primera vez el Titular, anteriormente ya se fueron sustituyendo tres apóstoles cada año; el nuevo misterio muestra, una vez instaurada la Eucaristía, como Cristo anuncia la traición de uno de sus Apóstoles.

La antigua imagen de Nuestra Señora de los Santos y Esperanza, tallada por Miguel Láinez Capote, es de propiedad particular, sólo procesionó en 1977 como ya indicamos anteriormente. Luis González Rey realizó una talla de la Virgen de los Santos (1998), que no llegó a bendecirse y fue devuelta a su autor.

La hermandad adquiere, tras aprobación de los hermanos en 2006 (concretamente el 17 de febrero), una talla al imaginero, natural de Carmona, Miguel Ángel Valverde Jiménez realizada en madera de cedro, esculpida en el año 2004 y que se bendice el 19 de octubre de 2008 como María Santísima Reina de Todos los Santos.

https://www.youtube.com/watch?v=Kb-X3nARUOA

La corporación rinde culto en la capilla de la Casa de Hermandad a la Pura y Limpia Madre de Dios, con una imagen de pequeño formato obra del imaginero gaditano Francisco Javier Geraldía Capurro en barro cocido, bendecida el 6 de abril de 2003.

La Cena más sagrada cada año desde Santo Domingo