viernes 27/5/22

La triste realidad de la hermandad del Santo Ángel

Un grupo de devotos envía una carta al delegado episcopal Juan Enrique Sánchez

Triste, muy triste la situación que se vive en la hermandad del Santo Ángel Custodio. La corporación de gloria, prácticamente abocada a la desaparición, se encuentra paralizada desde hace varios meses cuando se anuló la convocatoria del cabildo de elecciones.

El vacío de poder, auspiciado por la propia autoridad eclesiástica, obligó a nombrar como comisario al que fuera presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Miguel García. Desde entonces poco o nada se ha avanzado, salvo la intentona frustrada de fusionar a la hermandad con la cofradía de Expiración.

Ante una situación que se prolonga en el tiempo y ante la que no parece encontrarse una solución, un grupo de hermanos y devotos ha enviado una carta al delegado episcopal Juan Enrique Sánchez. El contenido de la carta es el siguiente:

Rvdo. Padre Don Juan Enrique Sánchez Moreno,

Delegado Episcopal para las HH y CC de la Diócesis de Cádiz-Ceuta:

Los abajos firmantes, todos Hermanos de la hermandad del Santo Ángel Custodio, cristianos comprometidos con la Iglesia y participantes durante todos estos años en los actos culturales promovidos desde nuestra parroquia, queremos pedirle con toda la humildad de este grupo cuya devoción se encuentra en el Ángel Custodio, que:

Tras la celebración por parte del comisario Miguel García Díaz de un cabildo el pasado 27 de noviembre, en el que los hermanos votaron en contra a la posible unificación de esta hermandad con la cofradía de la Expiración, a la fecha de hoy y tras la dimisión el pasado 14 de diciembre del comisario, encargado de restablecer la normalidad a nuestra corporación, los hermanos no tenemos conocimiento de ninguna novedad.

Que ante las preguntas realizadas por parte de hermanos y devotos tanto al Consejo Local de HH y CC, como al Secretariado Diocesano de HH y CC, estos no saben darnos una respuesta ni informarnos sobre el tema que nos preocupa.

Que pasado ya ocho meses desde la intervención de la hermandad, y el deterioro que está ocasionado a nuestra querida corporación, pedimos a usted determine una solución en beneficio de la Iglesia Diocesana y si lo estima, a nuestra hermandad.

Para lo cual, humildemente le damos algunas pautas que pudieran seguirse para volver a la normalidad en caso que usted lo estime oportuno.

Ante la deuda ocasionada por el impago del local de la Calle Robles, 2, donde teníamos nuestra casa de hermandad, los abajo firmantes, nos comprometemos a buscar todas las maneras posibles para satisfacer dicha deuda, con la realización de eventos y actos, y a su vez solicitar ayuda económica al Fondo de Solidaridad del Consejo Local de HH y CC, la cual seria devuelta en diferentes plazos.

Que desde la Delegación Episcopal de HH y CC, se cree un grupo de personas responsables, con los abajo firmantes, que serían los encargados de poner en orden la hermandad hasta el momento que se pueda celebrar un cabildo de Elecciones, los cuales tomarían las riendas de una hermandad, sólida en la fe y la caridad, así como en el apartado económico totalmente repuesta.

Que en caso que el director espiritual de la hermandad no aceptara el intento de volver a la normalidad de la hermandad del Santo Ángel, cuyas bodas de plata será en 2020, los abajo firmantes veríamos con buenos ojos un cambio de sede canónica. La imagen que procesiona, propiedad de la Hermandad, en caso de un cambio de sede, sería la imagen a la que se le daría culto durante todo el año.

Sin más esperando su respuesta, los abajo firmantes, le suplicamos su mediación para la vuelta a la normalidad y poder seguir con la labor devocional y caritativa.

La triste realidad de la hermandad del Santo Ángel
Comentarios