viernes. 19.08.2022

Siete Palabras, la humildad y la piedad por bandera

Dos épocas marcan la trayectoria de la hermandad del Viernes Santo gaditano

Dos épocas marcan la trayectoria de la hermandad de las Siete Palabras en Cádiz. Una primera, raíz de su fundación, en la que brillaba en los desfiles procesionales matinales de los Viernes Santo, cuando miles de gaditanos se sobrecogían ante el maravilloso misterio de la Santa Cueva.

La llegada a la Catedral, donde se escuchaba la última glosa al crucificado con la mirada clavada en el cielo, recogía uno de los grandes momentos de la Semana Santa gaditana. Eran tiempos de fe popular y devoción externa alrededor de esta cofradía.

Luego llegó la época del declive y la posterior recuperación y ello se encuentra enfrascada actualmente la corporación penitencial. Las imágenes actuales nada tienen que ver con las que ocupan un lugar en la Santa Cueva.

Eso sí, los gaditanos siguen derrochando el mismo entusiasmo cuando cada Viernes Santo se abren las puertas de la parroquia de la Merced. Incluso, luego suenan acordes de cornetas y tambores, otra señal inequívoca de la evolución de la cofradía.

Las Siete Palabras del Señor han vuelto a recobrar todas sus fuerzas por los rincones de la Tacita de Plata  el rostro sufrido pero sereno de Cristo nos envuelve en una nube plagada de buenas sensaciones.

Siete Palabras, la humildad y la piedad por bandera, una hermandad acostumbrada a superar muchas vicisitudes pero que ahora renace con más brío engrandeciendo su manifestación pública de fe y multiplicando su vida interna.

Historia

La hermandad se funda en 1944 por iniciativa del entonces Gobernador Civil de Cádiz, Ricardo Zamora García. Procesionaba con el misterio que hoy se conserva en la Santa Cueva, saliendo del templo de San Francisco a las doce del mediodía del Viernes Santo y recogiéndose a las tres de la tarde en la Catedral; durante el itinerario procesional se realizaba el Sermón de las Siete Palabras.

Queda postrada esta eermandad en 1962, hasta que un grupo de devotos la reorganiza el 3 de agosto de 1983 en la Parroquia de la Merced, volviendo a salir en la tarde del Viernes Santo de 1987. La penitencial ha tenido diversas sedes canónicas desde esa fecha: la Real Capilla del Pópulo, Parroquia de San Severiano, hasta volver a la actual.

Imágenes

Las primitivas imágenes: Cristo, María, San Juan y las tres Marías eran obras del siglo XVIII de Gandulfo y Baccaro, de talla completa y sobriamente policromadas. Al reorganizarse la hermandad no puede contar con estas imágenes por su delicado estado de conservación, por ello encargan nuevas tallas al imaginero José Ovando Merino, quien realiza el Cristo en 1986, al igual que la Virgen, un soldado romano que se incorpora dos años después y María Magdalena. Así, el misterio representa la quinta palabra de Cristo en la Cruz: "tengo sed". La Virgen fue sustituida en 1992 por una talla de Manuel Ramos Corona, que a su vez ha sido reemplazada por la actual obra de Luis González Rey de 2005, quien realiza la nueva imagen del Santísimo Cristo de las Siete Palabras en 2007.

Luis González Rey ha realizado también nuevas imágenes que completan el misterio, en 1995 talla la imagen de San Juan que acompaña a María y una nueva talla del soldado romano que ofrece vinagre a Cristo (restaurado en 2005), que sustituye a la anterior, y al año siguiente estrena la imagen de María Magdalena.

Siete Palabras, la humildad y la piedad por bandera