lunes. 15.07.2024
Sillar tallado recuperado por la Guardia Civil
Sillar tallado recuperado por la Guardia Civil

La Guardia Civil, con la colaboración de la Policía Local de Doña Mencía (Córdoba), ha recuperado un sillar labrado del siglo XVIII que había sido sustraído de una iglesia de dicha localidad, en el marco de una actuación en la que ha investigado en Baena (Córdoba) a un vecino de la localidad, de 72 años de edad, como presunto autor del hurto.

A través de un comunicado, recogido por El MIRA, la Guardia Civil ha informado que la investigación, en la que ha resultado "fundamental" la participación de la Policía Local de Doña Mencía, se inició el pasado mes de mayo, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la posible existencia en una vivienda de la localidad de Baena de un sillar de características muy similares a los que, en la década de los años 80, habían sido sustraídos de la conocida como 'Iglesia Vieja' de Doña Mencía.

Tras desarrollar las pertinentes investigaciones y una vez pudieron acceder al inmueble en el que se encontraba el sillar, se ha conseguido extraerlo del lugar en el que estaba instalado y devolverlo a las autoridades municipales de Doña Mencía.

Sillar labrado del siglo XVIII

El sillar, datado en el siglo XVIII, había sido instalado con fines ornamentales en el borde de una piscina ubicada en el interior de una vivienda. Se trata de la imagen de un sol que, junto a su compañero, aún desaparecido, significaban la Verdad y la Nueva Ley, situado bajo los brazos de Cristo crucificado.

Sillar tallado recuperado por la Guardia Civil
Sillar tallado recuperado por la Guardia Civil

Estos sillares formaban parte de una hornacina funeraria de la fachada de la Parroquia de Nuestra Señora de Consolación, conjunto escultórico elaborado por el famoso artista lucentino Pedro de Mena en el siglo XVIII, según ha detallado el instituto armado, que ha confirmado que tanto el investigado como las diligencias instruidas han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.

Recuperan un sillar labrado del siglo XVIII robado hace 40 años de una iglesia de Córdoba