miércoles 26/1/22

Así es la historia de Jerez desde Xera, fundada por los fenicios

Los fenicios fundaron en lo que hoy es Jerez de la Frontera una colonia que denominarían Xera, posible capital del reino tartésico, y por qué no de la civilización de la Atlántida
El rey Don Rodrigo arengando a sus tropas en la batalla de Guadalete, de Bernardo Blanco y Pérez
El rey Don Rodrigo arengando a sus tropas en la batalla de Guadalete, de Bernardo Blanco y Pérez

Jerez de la Frontera, municipio y ciudad de la provincia de Cádiz, Andalucía, ubicada justo entre el mar y la Sierra, haciendo que este sea un lugar con diversos ambientes, lo que atrae turistas de todo tipo, dependiendo de sus preferencias. Además, se trata de una zona que cuenta con excelentes comunicaciones, redes para transporte terrestre, ferrocarriles y, por supuesto, el aeropuerto que recibe a los visitantes.

Ciudad reconocida mundialmente por sus vinos, los caballos cartujanos, por ser cuna del flamenco y de los Campeonatos del Mundo de Motociclismo con mayor asistencia.

Además de su atractivo turístico por la diversidad de ambientes que se reúnen en Jerez de la Frontera, muchas otras personas deciden visitar esta localidad para conocer un poco más de su historia. Por este motivo, si también eres un curioso de la historia y buscas conocer datos relevantes de la localidad, te recomendamos continuar leyendo para conocer más de este destacado sitio.

Años 3000, la llegada de los fenicios

La historia de Jerez de la Frontera se remonta a la antigua Tartessos, cerca de los años 3000, con la llegada de los fenicios, quienes fundaron una colonia en estas tierras, que denominarían Xera. Es importante saber que alrededor de esta pequeña colonia circulan cientos de mitos e historias antiguas, que incluyen desde la posibilidad de que esta fuera la capital del reino tartésico, hasta la localización de la civilización de la Atlántida.

Tartessos

Posteriormente, la ciudad se instauró bajo el dominio romano, donde tomaría el nombre de Seritium. En este entonces, se evidenció una época de bonanza y prosperidad, donde la población aristócrata destacaba por su importancia comercial, dedicándose específicamente a la actividad ganadera y agrícola. La ciudad se posicionó de modo tal que ni siquiera la llegada de las tribus godas pudo afectar la estabilidad que allí se había creado.

Considerando que esta época se caracterizó por la importancia de la actividad agrícola, resulta conveniente el hecho de que se crea en la imagen de la diosa Ceres, diosa romana de la agricultura, la fecundidad y las cosechas. De hecho, la influencia de esta imagen divina aún perdura en la actualidad, considerando que algunas zonas de Jerez llevan el nombre de esta diosa.

Jerez, la historia de un nombre

Al ser considerado el centro urbano romano de la diosa Ceren, algunos historiadores se han atrevido a manifestar que el nombre actual de esta localidad proviene de la fonética asociada al nombre de la diosa; para ello se han apoyado en algunos testimonios y documentos literarios que respaldan esta teoría.

No obstante, otros opinan que su nombre deriva del suceso del año 711, cuando el reino cae y la ciudad es ocupada por los invasores árabes que ahora deciden denominarla Sherich, siendo esta otra de las teorías respecto a la precedencia de su nombre actual. Para esta época el nombre de Jerez ya había sido registrado en algunos documentos árabes, solo que esta vez bajo el nombre de Seris.

Sherich tras la invasión árabe

La época de la invasión árabe duró entre 711 y 1264 aproximadamente, siendo este un periodo en el cual la ciudad, hasta ahora conocida como Sherich, se convirtió en una de las urbes más importantes, continuando el desarrollo que se había evidenciado durante la época de los romanos.

En este periodo se llevaron a cabo importantes construcciones que aun hoy en día permanecen, tal como la judería que formó parte de un sistema defensivo para aquel entonces. Fue en el año 1231 cuando se produce un enfrentamiento en las orillas del río Guadalete, donde el rey Fernando III de Castilla, representado por su hijo Alfonzo X de Castilla, enfrenta a los musulmanes que se refugiaron en Jerez y que serían expulsados de esta ciudad unos 33 años más tarde.

Evidentemente, todos estos cambios políticos y sociales generaron a su vez otros cambios en la estructura de la ciudad, que ahora incluirá calles trazadas, y también en las actividades productivas. Respecto a la agricultura, se incluyeron entonces otros productos como el trigo y el olivo, al mismo tiempo que crece la cría de caballos.

Jerez forma parte de tierras granadinas

Al ubicarse en una zona fronteriza, Jerez ha sido siempre susceptible ante invasiones. Por este motivo, en el año 1340, cuando se libra la batalla de El Salado, el rey Alfonso XI derrota a los benimerines y Jerez pasa a ser parte de tierras granadinas. Sólo cuarenta años más tarde, gracias a Juan I, esta localidad pasa a llamarse Jerez de la Frontera, siendo este el nombre que aún mantiene en la actualidad.

Esto provocó que la localidad tuviera ciertos privilegios, en especial porque ahora estaba favorecida por el mandato de reyes católicos que tenían gran poder y que generaron la costumbre de realizar las ferias jerezanas que incluso en la actualidad se siguen celebrando por todo lo alto.

Vista de Jerez de la Frontera, por Joris Hoefnagel (1570)Vista de Jerez de la Frontera, por Joris Hoefnagel (1570)

La ciudad de Jerez de la Frontera en la Edad Moderna

En la Edad Moderna, Jerez se distingue por ser uno de los lugares donde reside la nobleza, debido al fomento de la actividad económica, específicamente de la agricultura y la ganadería, que en cierto modo siempre formaron parte del patrimonio de esta localidad. Inclusive, para 1730 se instaura un gremio cosechero y exportadores de vino, lo que potenció de buena manera las exportaciones vinícolas.

Mapa de Jerez en 1787, de Francisco ZarzanaMapa de Jerez en 1787, de Francisco Zarzana

Sin embargo, el gremio desaparece en el año 1835, porque se considera que esta es una actividad económica defesada, aunque esto no quiere decir que la actividad vinícola desmejorara, considerando que para el siglo XIX esta ciudad atribuye su principal fuente de ingresos a las actividades procedentes del cultivo de vid. Respecto a la cría de caballos, podríamos considerar que la misma ha perdurado en consonancia con la agricultura.

Con la inauguración del primer tramo del ferrocarril del Trocadero, la ciudad se une con el Puerto de Santa María, haciendo que la burguesía que hasta ahora se había visto beneficiada únicamente de la actividad vinícola, obtenga otros beneficios, siendo estas las características que han jugado un papel determinante en la formación social de Jerez de la Frontera.

Así es la historia de Jerez desde Xera, fundada por los fenicios