jueves 19/5/22

Como en la sala 'Babylonia', pero con mucha más gente

El cantante Pablo López comienza su particular idilio de tres días con el público gaditano

En la noche de ayer, el Gran Teatro Falla continuó con su programación, en esta ocasión de la mano de Pablo López, el artista de Fuengirola que presentó su nuevo disco que lleva por título 'Camino, fuego y libertad'.

El coliseo gaditano se llenó hasta la bandera para disfrutar de un cantante que ha colgado el cartel de 'no hay billetes' los tres días que comparecerá sobre las tablas del teatro. El artista es muy querido en la ciudad y la representación que acudió al Falla le demostró en toda la noche con sus aplausos el cariño que le profesan.

Como no podía ser de otra forma, su seña de identidad, el piano, le acompañó durante todo el espectáculo. El atuendo del artista, informal, ya que salió a la escena con unos vaqueros negros al igual que sus zapatos, camiseta blanca y rebeca gris.

Interpretó numerosos temas, donde lógicamente no podían faltar algunos como 'El patio', 'Tu enemigo', 'Los saben mis zapatos' entre otros muchos temas, a lo largo de un concierto de más de dos horas de duración en el que se pudo ver a un Pablo emocionado de estar en Cádiz y por estar acompañado de seres queridos como su paisano Pablo Alborán, que se encontraba en el tornavoz del teatro.

Se pudo disfrutar de un artista que, con gran humildad, lo dio todo y rescató sus inicios en la sala 'Babylonia' de Cádiz. Emocionado recordó cuando iban a verle 35 personas y comentó que los nervios siguen siendo los mismos en cualquier escenario.

El cantante estuvo toda la noche muy interactivo con su público, al que pedía que se levantara de sus asientos para disfrutar de su música.

Como sorpresa salió a acompañarle en dueto, una amiga chilena con una preciosa voz que lleva por nombre Camila Gallardo. Después de más de dos horas, el artista se despidió en su primera cita del público gaditano que vitoreaba y cantaba el nombre de Pablo.

El viernes y el sábado mucho mas con Pablo López.

Como en la sala 'Babylonia', pero con mucha más gente
Comentarios