viernes 20/5/22
JEREZ DE LA FRONTERA

Jerez creció y se hizo grande gracias al vino y al descubrimiento de América

La ciudad de Jerez fue saqueada y vandalizada por los enemigos del reino de España, convirtiéndola en un lugar de pillaje en el siglo XIX
Jerez, ciudad del vino
Jerez, ciudad del vino

Si eres de aquellos a quienes les gusta ir y conocer lugares únicos, especiales y llenos de belleza, la ciudad de Jerez de la Frontera en Andalucía tiene todos los elementos esenciales para ti y aquellos que te acompañen; pero primero iniciaremos la indagación de este lugar maravilloso desde su historia y cómo llegó a ser la gran ciudad que es hoy en día.

Lo cierto es que hablar de Jerez es una invitación a que te traslades a la época del neolítico, pues se han encontrado pruebas de que a partir de esa época tan recóndita aparecieron los primeros habitantes y asentamientos de la ciudad. A lo largo de los años fue ocupada por diversas civilizaciones, como los fenicios, los romanos, musulmanes, ingleses, cristianos, y así una gran cantidad de asentamientos que aportaron su cultura, costumbres y arquitectura, para lograr hacer de Jerez el destino tan especial que es el día de hoy.

La unión de tantas culturas empujó a Jerez a convertirse en uno de los grandes asentamientos no solo para establecerse y vivir, sino por su vino, que fue dado a conocer por prácticamente todo el mundo como uno de los mejores. Las bodegas de vino en Jerez son muy reconocidas por su calidad desde tiempos inmemorables.

La gran protectora de la frontera

Jerez fue bautizada como Jerez de La Frontera entre los siglos XII y XIII, pues en esa época esta ciudad se convirtió en unos de los centros claves para evitar invasiones; para ese entonces se construyeron murallas de gran calibre y tamaño alrededor de toda el área geográfica.

Las invasiones eran bastante comunes y uno de los grandes temores de los habitantes, ya que la ciudad se encontraba en auge y crecimiento, por lo que construir estas fortificaciones era totalmente necesario, y por ser esta estandarte en la defensa del territorio, empezó en esa misma época a formar parte del reino de Castilla, así como muchas otras ciudades que bordeaban y protegían el reino.

El mejor vino

Es imposible hablar de la ciudad andaluza Jerez sin adentrarnos en su industria vinícola, reconocida por siglos de tradición que le han dado un reconocimiento mundial. El vino está arraigado en la médula y la conciencia de esta ciudad, especialmente el Sherry, muy apreciado por su calidad para aquel entonces; ya hoy en día se encuentran innumerables marcas y cosechas provenientes de Jerez y que siguen siendo, hasta el día  de hoy, altamente demandadas por su fineza, calidad y sabor.

Al caminar las calles de Jerez, verás cómo todo habla de cuán arraigado está el vino en los corazones y cultura de esta ciudad.

El descubrimiento de América

La ciudad se apalancó cuando en el siglo XV Cristóbal Colón descubre el nuevo mundo y el territorio americano; era natural que una ciudad como Jerez creciera a grandes niveles al producirse un evento histórico de tal magnitud, pues propiciaría un crecimiento acelerado en todos los sentidos; se volvió esplendorosa y muy atractiva para el reino. Jerez se convirtió en un centro económico, volviéndolo un destino muy apreciado para el reino en ese entonces.

Todavía conserva las construcciones e infraestructuras contraídas para la época, que son imponentes; al verlas te darás una idea de lo importante que fue esta ciudad y los niveles de crecimiento económico que alcanzó.

El costo de la guerra

Era natural que la guerra alcanzara a esta ciudad, primero por ser una de las principales fortalezas de protección para el reino de Castilla y segundo por ser uno de los principales centros económicos donde vivían muchos nobles.

La ciudad fue saqueada y vandalizada por los enemigos del reino, convirtiéndola en un lugar de pillaje para el siglo XIX, donde todas sus reliquias fueron repartidas sin saber su paradero. La ciudad tardó en recuperarse de los daños y los dolores causados por la guerra para aquel entonces.

Nuevo comienzo gracias al vino

Jerez, pasado un tiempo, se pudo reponer de los dolores y contratiempos que le aquejaron como centro económico y ciudad importante, pues empezó a industrializarse y crear nuevas oportunidades para crecer, en especial la industria vinícola. Empiezan a llegar empresarios interesados en invertir para recuperar la economía, personas comprando tierras para iniciar sus viñedos, empresarios queriendo crear lazos y alianzas económicas alrededor de la industria del vino, además de exportadores creando empresas para comercializar vino en otras tierras.

El ferrocarril y su llegada a la ciudad favorecieron aún más a que la economía se levante y crezca para esa época, pues la gran capacidad de transporte permite el traslado de grandes cantidades de mercancías en largos recorridos a distintos mercados; los costes de la operación de un ferrocarril son, por lo general, bastante bajos en comparación con otros medios de transporte, y la flexibilidad hace posible transportar variedades de mercancías además del vino, que salen desde la ciudad y llegan a ella.

Todos esos hechos hicieron crecer a esta ciudad a lo que es hoy en día, un nivel de vida más elevado y llevando siempre ese sello histórico tan arraigado en su corazón. Hoy día es un sitio agradable donde tomar vino sin problemas, así que si quieres ir y amas degustar un buen vino, qué mejor sitio que jerez, con su gran historia y trayectoria alrededor de la industria del vino.

Su gastronomía

La gastronomía no se queda atrás, son especiales las tapas, las carnes y pescados, todo esto bajo las alas de una ciudad que sabe acompañar sus platos con una buena copa; aparte de que es bien sabido que ofrecen grandes variedades de comida, pues en esta ciudad siempre encontrarás opciones para degustar lo mejor de la gastronomía española e internacional.

El buen flamenco le hace compañía a tan buen ambiente, haciendo que Jerez se llene de personas en búsqueda de diversión y cultura; la pasión con que las personas abren sus puertas para mostrar su cultura y su historia, es sin igual y bastante apasionada.

El flamenco siempre presente

El flamenco, tanto en Jerez como en toda España, es un arte que expresa sentimientos profundos y nace como forma de expresión de los grupos marginados, pero se volvió tan popular que en todas las clases se convirtió en la manera de expresar las vivencias emocionales densas, como el dolor, la soledad, la angustia, la desesperación, el amor, el desamor y la pasión… aunque también la alegría es expresada de manera bellamente auténtica.

Jerez creció y se hizo grande gracias al vino y al descubrimiento de América