sábado 28/5/22

Jerez triunfa en la Dance World Cup de Braga

Los niños jerezanos del equipo español marcan un hito histórico

Un exitazo en toda regla. Un éxito sin precedentes. Un éxito que merece la mejor reseña y que este domingo 7 de julio destacamos como noticia cultural de la semana. Durante los días 28 y 29 de junio tuvo lugar la actuación en la Dance World Cup de Braga, Portugal, de los jerezanos y jerezanas participantes de Ro Ballet y formando parte del equipo español.

Cabe decir que el ambiente, la ambientación, la atmósfera cultural, era ciertamente hermosa, atrayente,  emocionante por largo, con equipos y con sus banderas de 62 países, desde Nueva Zelanda y Australia hasta México, Argentina, Canadá pasando por Sudáfrica, Taiwán, Malasya pasando por Inglaterra, Alemania, Ucrania o la India y Rusia.

El nivel prácticamente de un nivel profesional compitiendo en distintas categorías y estilos como el ballet clásico. En ésta ha participado la Escuela jerezana Ro Ballet del equipo de España, dejando una actuación depurada, primorosa y con una buena técnica y de expresión con ‘Paquita Pas De Quatre’ en 7º lugar del mundo.

Tras esta categoría, tuvo lugar el desfile donde los más de 60 países recorrieron el centro histórico de Braga entre sus casas con fachadas de azulejos, edificios barrocos y sus ciudadanos, y que terminó en la Plaza de la República, donde se tocaron los himnos y finalizó con un discurso de bienvenida desde un escenario.

Fue en la tarde del sábado 29 cuando tuvo lugar la participación de los solistas de Ro Ballet, Inés y Nanín; la actuación de Inés fue muy limpia, impecable y técnica con su ‘La Fille Mal Gardeé’ consiguiendo el 5º puesto mundial. Luego en la categoría de chicos de 10 a 14 años, Nanín obtuvo el 6º puesto del mundo con ‘Harlequinade’ realizando un control corporal, precisión en la ejecución de las piruetas y expresión.

Y ésta ha sido la cosecha a su esfuerzo, al de los padres y al de Ro, la profesora durante un año y sin publicidad ni apoyo económico de ningún tipo. El esfuerzo es tremendo. El nivel de compromiso, superior. La capacidad de autodisciplina, sobresaliente. Niños que llegan a la Escuela de Danza cansados después de la jornada en el colegio. Pero se enfundan sus uniformes y ya todo cambia en un santiamén. Y a menudo dejan atrás, sacrifican, muchísimos aspectos y vivencias importantes para ellos.

Quedémonos, por el momento, con la gloria temprana de sus nombres: los solistas Inés Gómez Lillo y Nanín Sánchez Estrade. Y, además, Zaira Gunche Losada, Julia Márquez Fernández y Elena Selma Alconchel.

Jerez triunfa en la Dance World Cup de Braga