jueves. 18.08.2022

Sevilla, la ciudad cuya historia la convirtió en leyenda

Aún se discute el origen que dio lugar a través del tiempo a la ciudad de Sevilla, y si fue el mismísimo Hércules quien la descubrió
Plaza de España en Sevilla
Plaza de España en Sevilla

La ciudad de Sevilla es la capital de la Comunidad Autónoma de Andalucía en España; se caracteriza por estar constituida de una muy buena cantidad de patrimonios culturales, tanto históricos como monumentales, mismo que son muy importantes para Europa y para la Humanidad. Muestra de ello, lo es el amurallado palaciego real que tiene por nombre el Alcázar, o la brillante Torre del Oro, que regala su reluciente reflejo en las tranquilas aguas del río Guadalquivir.

Además, Sevilla es un mágico destino con un toque extravagante lleno de hermosura entre estructuras clásicas y destacados urbanismos, donde se derrocha la influencia mudéjar con sus muy desarrollados sistemas de transporte y comunicación.

Si eres un artista en búsqueda de inspiración o deseas explorar el sinfín de matices implicados en la arquitectura que evoca el pasado glorioso de la ciudad, acompáñame en este artículo y sumérgete en su enigmática historia.

Torre del Oro de Sevilla al borde del GuadalquivirTorre del Oro de Sevilla al borde del Guadalquivir

Un origen glorioso convertido en leyenda

En la actualidad, aún se discute el origen que dio lugar a través del tiempo a la ciudad de Sevilla; existen distintas hipótesis, algunas atribuyen su nacimiento a míticas leyendas, como la de Hércules, de quien se dice que por su imperiosa fuerza penetró la península tras pasar el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo, donde con mérito propio desembocó a orillas del río Guadalquivir, quedando prendido de las fructíferas tierras y espectaculares paisajes del lugar, de quien luego se afirma que daría el nombre a la ciudad de “Híspalo” en honor a su hijo. Sin embargo, a pesar de que los historiadores reconocen a este mítico Dios como su fundador, la procedencia del lugar también se remonta a la civilización en Fenicia y los habitantes tartesios que hacían vida en aquel asentamiento.

Hasta ahora no queda muy claro el surgimiento de este poblado, pero permíteme explicarte cómo aflora la figura de Hércules en esta maravillosa historia. Los viajes por el Mediterráneo en la antigüedad tienen un auge notable con la influencia de los fenicios, misma cultura de donde tiene lugar el navegante llamado “Melkart”, a quien se le adjudica la hazaña de surcar el Mar Mediterráneo y  traspasar el gran trecho existente entre el ancho Gibraltar y el inmenso Atlántico, para luego adentrarse en territorio Ibérico, donde se afirma que heroicamente da origen al asentamiento de Cádiz, y más tarde, enamorado del paraje, entraría a través del río a la actual Sevilla, en aquel entonces señalado como territorio “Ispal” por sus habitantes nativos, en donde da lugar posteriormente la llamada factoría fortificada; ésta servía para favorecer el comercio fluvial. Con el transcurrir del tiempo y el cambio cultural, tuvo por consiguiente ser producto de las nuevas civilizaciones que arriban más tarde a la legendaria Urbe; es decir, el fuerte “Melkart” es transformado en Heracles y finalmente en Hércules.

Plaza de España en SevillaPlaza de España 

Los vestigios de la mano romana en el historial de Sevilla

Retrocediendo en el tiempo, hacia el año 206 A.C. (Antes de Cristo), luego del derrumbe de los fenicios ante los persas, los romanos se adentran con su ejército, cobrando poder e importancia en la región, y logrando el fin de la era Tartesia, en donde pasó a la naciente ciudad romana denominada “Itálica”, en las adyacencias a la antigua colonia “Julia Rómula Hispalis”.

Para ese momento la mano romana comienza a dejar su rastro, pues es notable el hecho de que se otorga carácter latino al antiguo nombre dado por los Tartessos. Con ello llegó la popularidad, pues la nueva Hispalis conquistó la reputación de ser una metrópolis de abundancia y gran actividad comercial, de hecho, la mejor del territorio.

El florecimiento de aquel imperio romano para la época en el lugar, desencadenó aún más el desarrollo de la ciudad, dando riendas a notables edificaciones y murallas que hicieron posible la explotación de la actividad portuaria y la actividad jurídica a niveles exponenciales; tanto así que la actividad pública y la planificación urbana se vieron afectadas también en manera positiva y se logró por medio de ello la creación de importantes acueductos, templos, centros de mercadeo y las rutas de conexión que servían para la comunicación entre los pueblos adyacentes, enterrando en el pasado lo que originalmente tenía apariencia rural.

La Giralda en SevillaLa Giralda

Como resultado, la fortificada Hispalis llamó la atención de las naciones, lo que consecuentemente provocó varios intentos fallidos de conquistar la ciudad por parte de los Moros, quienes representaban en aquel momento grupos de personas pertenecientes al norte de África, específicamente al poblado de Mauretania. Sin embargo, finalmente el recorrido de Roma tendría su punto final tras las invasiones germánicas, dejando un legado que en la actualidad es admirado con gran sorpresa.

Los Vestigios de la Civilización Visigoda

En esta época visigoda, todo ocurrió en el siglo V, la ciudad había sido tomada por los germánicos (en Hispania), se conformaban por tres grupos: Los vándalos, los suevos y los alanos; en donde decidieron repartirse por todo el territorio de la península.  Sin embargo, los visigodos poco a poco fueron derrotando de manera estratégica a estos grupos, hasta que fueron aniquilados y obligados a abandonar el lugar.

Metropol en SevillaMetropol en Sevilla

Por ejemplo, los vándalos fueron obligados a abandonar el sitio y dirigirse hacia el Norte de África. Más tarde ocurre la famosa reunión de la cena de las velas (Año 548), época del Gral. Teodiselo. Pero ¿por qué muchos estaban en desacuerdo con este Rey? Pues era un hombre rebelde, ruin, mujeriego y a veces grosero en sus palabras y pensamientos; el simple hecho de haber estado en el poder, le dio el derecho de querer implementar aranceles adicionales sobre una población que prácticamente estaba en una situación de ruindad. Lo cierto es que una vez las velas fueron apagadas durante ésta cena, fue asesinado el Rey, dando así lugar a que ningún noble quedase por fuera para ser nombrado Monarca.

¿Quedaste impresionado con parte de la historia de lo que hoy conocemos como Sevilla? Seguro que sí, nunca nos esperamos que haya tanto de qué hablar detrás de un lugar. No te quedes esta historia para ti solo, ¡envíaselo a tus amigos y familiares!

Sevilla, la ciudad cuya historia la convirtió en leyenda