lunes 16/5/22

FC Barcelona: Crónica de una bancarrota anunciada

El FC Barcelona se encuentra en una situación económica crítica después de que se conociera que debe 1.173 millones de euros, 730 a corto plazo 

Eran años de bonanza económica y el FC Barcelona tiró la casa por la ventana en numerosas ocasiones. Los fichajes de Coutinho, Dembélé, De Jong o Antoine Griezmann, parecían ser viables pese a que las cifras eran cuanto menos astronómicas. Ahora, dos años después y tras la nefasta gestión de Josep María Bartomeu, lejos quedan esos tiempos en los que el Barça podía afrontar un fichaje de renombre. Así, la ruina más absoluta parecer cernir sobre un FC Barcelona que ha hecho pública una deuda económica de 1.173 millones de euros, 730 de ellos a corto plazo, lo que certifica la crónica de una bancarrota anunciada.

Deuda FC Barcelona Deuda del FC Barcelona en fichajes de futbolistas 

Al borde de la quiebra, sin proyecto deportivo, sin un euro para reforzar el equipo y casi sin poder afrontar los pagos acordados con sus propios futbolistas. Sin duda, el despropósito ocurrido en la gestión del FC Barcelona tiene nombres y apellidos: Josep María Bartomeu. Podemos entender que la pandemia ha trastocado por completo la economía de todos los clubes del mundo, pero lo ocurrido con el Barça roza lo grotesco.

Este 30 de junio, el FC Barcelona estará obligado a desembolsar 266 millones de euros a los bancos como garantía de los créditos que en su día pidió el club y que a boca llena decía Bartomeu que no tenían ningún tipo de garantía. Además, también debe 196 millones de euros a diferentes clubes por fichajes de jugadores que ya ni si quiera están en el club, mientras que otros siguen los plazos acordados como en los casos de De Jong, Pjanic y Coutinho, las deudas más elevadas. Ante esta irremediable necesidad de hacer caja, el Barça se verá obligado a desprenderse de alguno de sus activos para poder afrontar estos primeros pagos.

¿Puede desaparecer el FC Barcelona?

Pese a la delicada situación en la que se encuentra el FC Barcelona, el club no está en quiebra. Bien es cierto que se encuentra en una auténtica encrucijada económica, pero de ahí a que pueda desaparecer el club existe un abismo que lo hacen casi imposible. Por ejemplo, y poniéndonos en el peor de los casos, el FC Barcelona tiene terrenos con un importante valor de mercado. Prueba de ello es el Camp Nou y por supuesto, los terrenos adyacentes y la Ciudad Deportiva.

Además, en la plantilla se encuentran numerosos jugadores con un gran valor de mercado, que en una situación drástica podrían salir para hacer caja y poder solventar alguna de las deudas, como por ejemplo, Griezmann, Coutinho, Dembélé, De Jong o por qué no, la salida de Lionel Messi, que si bien sería de forma gratuita pero libraría al club de sus 100 kilos al año.

Lionel Messi y Bartomeu en su renovación con el FC Barcelona (2017) Lionel Messi y Bartomeu en su renovación con el FC Barcelona (2017)

El problema que tiene el Barça actualmente es que está totalmente a la deriva. Después de la dimisión de Josep María Bartomeu como presidente de la entidad, el club se encuentra gobernado por una junta gestora que literalmente ni pincha ni corta. Hasta que el próximo 7 de marzo no tengan lugar las elecciones, el FC Barcelona estará perdiendo tiempo en su lucha por poder salvaguardar la viabilidad económica del club para las próximas temporadas. Las desorbitadas cifras que se han pagado en los últimos años, los excesivos sueldos y la repentina llegada del Covid-19 han propiciado una desaceleración económica inesperada para las arcas del club.

Josep María Bartomeu y el pufo que deja al próximo presidente

Es aquí donde entra la principal misión del nuevo presidente, que será la de sentarse a negociar con los bancos y poder ampliar los plazos para poder pagarla. Eso sí, esto volverá a meter al Barça en un bucle de créditos que veremos como puede escapar de él.

Por lo tanto, es de vital importancia que el nuevo presidente del club tenga solvencia y credibilidad de cara a las entidades financieras, pues de estas operaciones dependerán si hay o no fichajes, si los jugadores pueden cobrar en su día, y sobre todo, que el club siga siendo de los socios, y no una SAD, que es en lo que podría convertirse en caso de no superar la deuda.

Joan Laporta Joan Laporta, candidato a la presidencia del FC Barcelona

Aunque la deuda del FC Barcelona ha trascendido por encima de las de otros clubes, en el mundo del fútbol lo más normal es que los equipos paguen en diversos plazos sus fichajes durante varios años. Lo que no es tan normal es que queden pendientes pagos de jugadores que ya ni forman parte del club. Tal es el caso de Arthur, Vidal o Malcom, en los que el Barça todavía debe dinero de sus fichajes a sus clubes de origen. Un total despropósito y que acentúa una crisis institucional que espera tener el principio del fin el próximo 7 de marzo con la elección del nuevo presidente del FC Barcelona.

FC Barcelona: Crónica de una bancarrota anunciada