lunes. 15.04.2024
Indemnizan 5 años después a una paciente tras dejarle un trozo de pinza en una cirugía en Huelva
Indemnizan 5 años después a una paciente tras dejarle un trozo de pinza en una cirugía en Huelva

Una operación realizada hace más de cinco años en Huelva y cuyas consecuencias se han alargado judicialmente hasta cinco años. El resultado, la obligación de indemnizar a una paciente a la que dejaron un trozo de pinza en el interior de su cuerpo.

De esta manera, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por el Servicio Andaluz de Salud (SAS) a una sentencia que le obliga a indemnizar con 90.000 euros a una paciente después de que un cirujano se dejase un trozo de pinza quirúrgica durante una cirugía de hernia discal en el hospital Juan Ramón Jiménez de Andalucía.

Atropellan a un menor de 16 años en Huelva. Se investigan las causas
El Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva

Hay que recordar que todo se desencadenó en verano de 2018 cuando la paciente, de 42 años, ingresó en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva para ser operada de una hernia discal. Pero durante la cirugía se rompió la pinza de extracción del disco, de manera que se quedó un centímetro de pinza alojada en el disco. "Pese a consignarse este incidente en la hoja quirúrgica le dieron el alta a la afectada sin intentar extraer el trozo metálico".

Trozo de pinza dentro del cuerpo

Una vez que pasaron varios meses, la paciente no terminaba de encontrarse bien por lo que le hicieron un TAC, y descubrieron que el trozo de pinza "había migrado al foramen, comprimiera el nervio, y creara fibrosis, algo que se habría evitado de extraerlo en el mismo acto quirúrgico de la primera intervención".

El hecho de que se rompa el material quirúrgico "constituye un daño desproporcionado que debe ser indemnizado" porque, "no se discute la existencia de un cuerpo metálico extraño derivado de la rotura de una de las pastillas del discotomo, apuntándose como causa, aunque sin valorar, el mal estado del material o una maniobra de giro en un espacio reducido.

La resolución considera "probado por el Dictamen pericial la infracción de la lex artis en la demora en la extracción del fragmento metálico al no estimar acreditado que el alta hospitalaria fuera sin dolores, supuesta prueba de la conveniencia de optar por el tratamiento conservador".

Reacción del SAS

No obstante, el SAS apela a esta decisión alegando que la decisión de no extraer el trozo de pinza está "fundada en criterios estrictamente médicos y no un olvido, dejadez o negligencia como se reprocha de contrario", por lo que "se decide precisamente no extraer dicho trozo al optar por un tratamiento conservador que permitiera tomar una decisión fundada a la vista de la posterior evolución de la paciente".

La sede del TSJA
La sede del TSJA

Asimismo, el equipo médico pudo constatar que a la fecha del alta hospitalaria el dolor de la pierna de la paciente había remitido, prueba indubitada de la no afectación del nervio, lo que reafirmó la decisión de desistir en la retirada del resto de valva y de lo arriesgado y contraproducente que podría resultar".

De todas formas, desde el propio SAS aseguran que el cirujano "falta a la verdad cuando en su informe a la reclamación desvincula la segunda operación del fragmento metálico y lo liga a una mera recidiva de la hernia, con frecuencia entre el 5 y el 15%", cuando la doctora del servicio de Medicina Interna "hace constar que el tratamiento quirúrgico programado el 2 de diciembre de 2018 se hizo 'tras objetivar un cuerpo extraño que había migrado posteriormente al foramen", por lo que "en cirugía previa probablemente había quedado un cuerpo extraño".

Indemnizan 5 años después a una paciente tras dejarle un trozo de pinza en una cirugía...