domingo. 26.06.2022

Concluye la vendimia de Jerez más tempranera con una mayor producción

Concluyen las labores de corta en las 7.000 hectáreas inscritas en el Consejo Regulador de Jerez, con una producción total de 57,5 millones de kilos de uva
Vendimia
Vendimia

Una vez concluida la campaña de la vendimia 2021 en el Marco de Jerez, llega la hora de hacer balance. Este año se ha iniciado una de las vendimias más tempraneras que se recuerdan en Jerez de la Frontera. Fue el pasado día 2 de agosto cuando empezaba ya a cortarse uva en los pagos del interior, en los que la uva alcanza antes el nivel óptimo de madurez y a principios del mes de septiembre ya estaban todos los lagares cerrados, con la única excepción de los dedicados a la elaboración de vinos dulces, en los que la uva es objeto de “asoleo”.

Como viene siendo habitual, prácticamente la mitad de la superficie se ha vendimiado a mano y la otra mitad mediante cosechadoras, generalmente por la noche, para aprovechar las mejores condiciones de temperatura.

Ha sido una vendimia corta como consecuencia de las escasas lluvias, situación que se viene prolongando ya durante los últimos tres años. La media en el año agrícola apenas a llegado a 450 litros por metro cuadrado, cuando lo normal en la zona es de unos 600 litros. En total la cosecha ha ascendido a 57,5 millones de kilos, lo que supone un ligero aumento (7%) en relación a la campaña precedente.

Influencia de las lluvias

Las lluvias se concentraron en los meses de otoño e invierno, mientras que la primavera fue muy seca, si bien con frecuentes rociadas nocturnas, que contribuyeron a asegurar una evolución muy positiva del estado fenológico de la uva. El verano se ha caracterizado por las temperaturas suave y por el predominio de los vientos de poniente, si bien con puntuales golpes de calor que han mermado un poco la producción final.

En palabras del presidente del Consejo Regulador, “la uva ha presentado este año un estado sanitario óptimo y un magnífico equilibrio entre azúcar y acidez, lo que nos permitirá disponer de magníficos mostos para refrescar las criaderas de nuestros vinos y vinagres”.

Ahora comienza el largo de proceso de elaboración y envejecimiento de los vinos y vinagres de Jerez y de la Manzanilla de Sanlúcar, que implica en primer lugar la fermentación de los mostos en los 32 lagares inscritos para la presente vendimia y -más adelante- el tradicional envejecimiento mediante el sistema genuino de criaderas y soleras, el cual tiene lugar en las casi cien bodegas de crianza inscritas en los distintos registros del Consejo Regulador.

Concluye la vendimia de Jerez más tempranera con una mayor producción