miércoles. 06.07.2022

Un concejal de Jerez calla ante la pregunta sobre su agresión a un empleado municipal

El delegado compareció públicamente por primera vez en la presentación de los nuevos uniformes de la Policía Local pero no respondió a la pregunta de Más Jerez

Un concejal de Jerez calla ante la pregunta sobre su agresión a un empleado municipal

El delegado Rubén Pérez compareció públicamente por primera vez en la presentación de los nuevos uniformes de la Policía Local pero no respondió a la pregunta de Más Jerez

En su primera comparecencia pública, el socialista, Rubén Pérez, no quiso ofrecer una explicación sobre su condena por agresión ocurrida años atrás. El delegado de Seguridad Ciudadana acudía a la presentación de los nuevos uniformes de la Policía Local de Jerez, donde el periodista Alberto Cabral, de Más Jerez, no quiso dejar pasar la oportunidad de que el político esclareciera un asunto de evidente interés ciudadano.

"Siguiente pregunta" fueron las únicas palabras que salieron de la boca del delegado, unas palabras que fueron secundadas segundos después por la alcaldesa, Mamen Sánchez.

Cabe destacar que desde que el gobierno socialista fuera investido el pasado 15 de julio, Rubén Pérez no había comparecido en ningún acto público. Los hechos por lo que fue cuestionado se remontan a 2011, cuando golpeó con un caso de motocicleta a Manuel Rivero, empleado municipal, que entró a mediar en una pelea que el concejal del PSOE había iniciado con otro empleado municipal, José García López.

La trifulca acabó con los tres por el suelo, donde siguieron los golpes, hasta que lograron con la ayuda de un camarero que Rubén Pérez se marchase, tal y como se narra en la propia denuncia.

El juzgado de instrucción número 2 de Jerez emitió en 2012 una sentencia por la que condenaba a estos tres trabajadores del Ayuntamiento de Jerez tras celebrarse un juicio de faltas. El motivo de la discusión que acabó a golpes fue el hecho de que Rubén Pérez fuese afiliado de UGT y los otros dos de CGT, de modo que había rencillas entre ellos.

En la sentencia se condena a Rubén Pérez a una multa de 30 días con cuota diaria de seis euros con el objetivo de indemnizar con 300 euros a Manuel Rivero y al pago de la mitad de las costas.

José García y Manuel Rivero fueron condenados a pagar una multa idéntica a la del ahora delegado municipal de Seguridad y a abonar al mismo solidariamente una indemnización de 210 euros más el pago de la mitad de las costas. La sentencia fue entonces recurrida por las partes implicadas.

Ocho años después, ni el gabinete de comunicación del Ayuntamiento de Jerez, ni el delegado, ni la alcaldesa parecían tener contemplado que podría ser cuestionado por este asunto. En esta ocasión todo el gobierno socialista apostó por el silencio ante la obligación de los medios de cumplir con su deber de informar y preguntar sobre cuestiones de interés para la ciudadanía.

Un concejal de Jerez calla ante la pregunta sobre su agresión a un empleado municipal